• Páginas

  • Archivos

  • septiembre 2020
    L M X J V S D
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930  

Examen de Religión

Al llegar las vacaciones de Semana Santa del año 1968, abandoné definitivamente el seminario. Estaba yo entonces en 5º de latín.
Volví, sí, para los exámenes finales. Mis profesores me hicieron el favor de adelantármelos unas cuantas semanas. Con 5º curso acabado, en el instituto me convalidaban hasta 4º, y ya solamente tenía que presentarme a la Reválida Elemental, la que seguía a 4º de Bachillerato.

Poco recuerdo de aquellos exámenes adelantados. Yo estudiaba, sacaba buenas notas…

Recuerdo algo del examen de Música (don Germán Tejerizo Robles, qué buena persona, me puso a solfear una canción mientras él me acompañaba al piano) y algo del examen de Religión. Don Antonio Pérez Andrés, que había sido el Rector, ya no lo era, me examinó en la clase, oralmente, delante de todos mis compañeros. Yo llevaba mi libro de texto en la mano, habría estado repasando, supongo, hasta la hora del examen.

Clase con tarima. Don Antonio Pérez, de pie tras la mesa del profesor, en la pose solemne que él siempre adoptaba ante los seminaristas, me mandó entregarle el libro. Lo abrió y, pasando las hojas más o menos al azar, me fue haciendo preguntas.

Me aterroricé: no por temor a no saber las respuestas, sino porque en ese tiempo, mientras estudiaba en casa de mis padres, yo, cada vez más crítico con la religión que vivíamos entonces, había ido sembrando el libro de comentarios poco respetuosos, escritos, claro, de mi puño y letra. Temí que ahora este reverendo (que a veces, solo medio en broma, empleaba el plural mayestático) leyera alguno de aquellos comentarios y extendiera su brazo, como una espada de fuego, para expulsarme del aula, del seminario y del paraíso. No ocurrió nada de eso, y el examen acabó pacíficamente.

¿Por qué cuento ahora esta anécdota de hace más de medio siglo? Porque estoy leyendo El sueño de Hipatia, de José Calvo Poyato, lectura que ha suscitado en mí una serie de recuerdos, de reflexiones acerca de la historia del cristianismo. Pero ya nada de eso voy a escribir aquí, no quiero extenderme demasiado; e Hipatia, que me está gustando mucho, me espera.

JBG

Si fueras amigo mío,
hoy te contaría que
hay un tal JBG
que hace de este viejo un río
lleno de vida y de brío.
Quien tal vigor me depara,
parido por mi hija Clara,
nació ayer en nuestra Europa.
Por él levanto mi copa
y levanto mi cuchara.

De pago

De Ignacio Camacho, periodista y columnista de ABC, escribía no hace mucho Arturo Pérez-Reverte que probablemente es el mejor analista político de España.

Verdaderamente las columnas de Camacho son un dechado de pulcra escritura, bien seleccionada documentación y fina observación de la realidad de nuestro país.

Pero no solo las de Camacho: también las de Luis Ventoso, Ramón Pérez-Maura, Gabriel Albiac, Isabel San Sebastián, Pedro García Cuartango…

Para mí, profe de literatura jubilado, es un disfrute cada página bien escrita que tengo la fortuna de leer, como es un pequeño, o no tan pequeño, martirio cada página mal escrita. De estas últimas he tenido que leer muchas como corrector de mis alumnos, ahora ya no.

Seguramente muy pronto el periódico ABC pasará a ser de pago, y yo dejaré de leer a sus buenos columnistas: ya estoy suscrito a dos periódicos y no me voy a suscribir a un tercero.

Está claro que los periodistas tienen que vivir de su trabajo, es lógico que debamos pagar también los periódicos digitales. Y es obvio que los ciudadanos tenemos no solo el derecho, también la obligación de estar informados.

Yo obligaría… Lo mismo que la escolarización es obligatoria en la edad que corresponde, yo, de ser el Gobierno, obligaría a todos los adultos, a todas las familias, a estar suscritos a un periódico, el que cada uno elija, sin que pueda pasar por periódico una página web de basuras varias.

En fin, que empezar o acabar o mediar la jornada con buenas lecturas que nos proporcionen información y entretenimiento, que nos enseñen deleitándonos, según el principio clásico, debería ser para todos obligación y a la vez devoción. Si queremos ser honrados y libres ciudadanos, y no echarle las culpas de todos los males al porco governo.