• Páginas

  • Archivos

  • diciembre 2006
    L M X J V S D
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031

Comentarios detecto

A JPDF,

corazón de pianista y manos de ingeniero.

Sabe latín Gonzalo de Berceo:

nada raro en un monje,

en un medioabogado-mediomonje

del decimotercero

siglo después de Cristo;

y hace traducciones comentadas

de beatas historias escritas en latín:

“Milagros de la Virgen”, “Vida de San Millán”…

Traducciones en verso alejandrino.

Y en verso alejandrino, siete siglos más tarde,

comentará los versos de Berceo

don Antonio en sus “Campos de Castilla”:

“Su verso es dulce y grave: monótonas hileras

de chopos invernales en donde nada brilla”…

Ha pasado otro siglo. A mis alumnos

aspirantes a bachilleres toca

comentar a Machado:

“Son versos extraídos

de la antropología de poemas

de Machado contubo matrimonio”…

Y este profe comenta con paciencia

ante frutos tan agrios:

“Son nuevos. Como el vino

habrán de ser curados por el tiempo.”

Pasan dos lunes, pasan veinte lunas;

y un lector despistado e improbable

se topa de narices con mi blog,

el blog del profesor (o del maestrillo).

Lee estos pobres versos que quisieron ser prosa

y antes de acabar ya se dispone

a buscar distración en otra web.

¡No lo hagas, detente, coméntame primero!

Que no existo si nadie me comenta…

¡Comenta, escribe, exponte al comentario;

y vive para siempre en la palabra!

Teatro

El Joven porta sus bártulos en una mochila. El Viejo lleva maletín. Son compañeros de trabajo, que consiste en obtener información acerca de intimidades ajenas por encargo; son voyeurs por cuenta de un patrón. Pero ellos, a su vez, son observados desde las sombras de un patio de butacas; porque estos voyeurs son personajes de teatro, cuyos movimientos siguen atentamente los espectadores. Que, a su vez, también son observados (el mundo está lleno de mirones): por el dramaturgo, por los críticos, por los críticos de los críticos, por Dios, que todo lo mira porque todo lo ve, y es el más mirón de todos.
Los sujetos observados desde la prudente distancia por el Viejo y el Joven, también son mirones, también hacen teatro: son una pareja ocasional, una pareja para un rato, formada por una prostituta a tiempo parcial y un funcionario de mediano-bajo rango, juerguista también a tiempo parcial. La prostituta representa para su cliente el papel de mujer apasionada; el cliente “juega a novios” con ella, la trata como si no fueran su cartera y su cargo lo que le proporciona la conquista, sino su calidad humana. ¡El gran teatro del mundo! Pero yo no he comentado aquí una obra de nuestro Calderón de la Barca, sino una pieza de teatro breve de Santiago Serrano, dramaturgo argentino. Pueden leer esta pieza, y otras del mismo autor, en esta web que es la suya: http://usuarios.lycos.es/Santiago_Serrano/