• Páginas

  • Archivos

  • febrero 2007
    L M X J V S D
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    262728  

Pegaso

Lector amigo, hermano

que te acercas a mí

y me tiendes la mano,

mano que no te di,

porque la mano mía

es mano yerta, sí,

caída, seca y fría.

Los versos que escribí,

estos que ves aquí,

los que al viento decía

y que el viento esparció,

y otros que guardo yo

se han llevado la savia que tenía.

 

La tinta no servía,

mas la sangre fluyó

en silencioso hilo

retorcido y caliente

que sale por el filo

de estilete valiente,

de estilete inhumano

que ha clavado su diente

en mi dedo liviano:

y yo no quiero que me des la mano.

 

Lo que vamos a hacer

para el mismo placer

es cruzar el canal

de soledad, de frío

y de llanto sin río

por un puente cabal:

coge el verso de un cabo,

yo lo atrapo del otro…

De creerlo no acabo:

¡con tu calor se ha convertido en potro!

 

En potro alado y bravo…

A su lomo seguro

los dos trepemos ya.

Por mi vida te juro

que emprenderemos vuelo:

porque aguardando está

ese divino cielo

que se ha abierto por fin a nuestro anhelo.