• Páginas

  • Archivos

  • febrero 2007
    L M X J V S D
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    262728  

A ese alumno…

…QUE ATENTAMENTE ESCUCHA A SU MAESTRO

Cuando tus pasos jóvenes recorran

el mundo al que tus padres te trajeron,

verás en todas partes la belleza

turbia y entreverada con lo feo;

lo dulce con lo amargo, y lo terrible

con lo más atractivo y más risueño.

Y donde los placeres más halaguen

verás aparecer el sufrimiento.

Un cielo azul o gris, y un ancho mar

que te sostiene o te amenaza fiero.

Lindos prados y selvas en la tierra;

ríos caudales, mansos arroyuelos,

y montañas y valles y llanuras;

amplias vías, caminos polvorientos;

pueblos en los que bulle la alegría

y oscuros y sumidos tristes pueblos;

muchas casas de puertas bien cerradas,

muchas plazas que son hogar abierto.

Humanos que laboran, y que oran

en muy diversas lenguas y dialectos;

que copulan y gozan, que maldicen

con gran dolor a veces o con miedo;

que comparten lo suyo o que acaparan

cuanto a su alcance tienen de lo ajeno.

Fascinante y cruel será este mundo

cuando lo mires con tus ojos nuevos.

Busca en él tu lugar, pero no creas

que a tu servicio está; y pon tu esfuerzo

para hacerlo más bello y habitable,

más justo, más alegre, más fraterno.

Piensa en lo que tú puedes aportar,

rodéate de buenos compañeros.

Sé feliz con la dicha de las gentes

y sufre sus miserias en tu pecho.

No renuncies jamás a tu voz propia,

mas oiga a los demás tu oído atento.

Busca la vida plena, que no es

la que anda el más plácido sendero;

es la que hará que con sonrisa plácida

recibas a la muerte el día postrero.

No temas que ese día se apresure

aunque es breve la vida que tenemos:

que la fortuna ayuda a los audaces

y un ánimo encogido ya está muerto.

E incauto no te dejes engañar

por los que sólo son falsos modelos;

no el éxito te atraiga: la excelencia

busca con humildad y con denuedo.

Julio de 2003