• Páginas

  • Archivos

  • julio 2007
    L M X J V S D
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031  

Janés y las alpacas

En El Cultural, suplemento ídem del diario El Mundo, viene esta semana “Una despedida [porque en agosto el suplemento estará de vacaciones] literaria de altura: siete poemas inéditos de siete de los más grandes poetas españoles, de generaciones tan diversas como indiscutible calidad, para paladear ahora que disponemos de más tiempo, y que todo se demora y disfruta más”. El periodista (o la periodista: puesto que aquí las únicas firmas que aparecen son las de los poetas) no se conforma con llamarlos “grandes poetas españoles”: la “indiscutible calidad” también se refiere a los poetas, no a los poemas que aquí aparecen, y que eran, hasta ayer, inéditos. En fin, todos sabemos que un autor puede ser de muy reconocido y merecido prestigio y, un mal día, escribir un churro; porque Aliquando bonus dormitat Homerus (para que no falte el latinajo).

El primero de estos siete poemas es el que copio aquí (no porque sea el primero, ni porque sea el que más me ha gustado: podría comentar un buen montoncito de ‘detalles’ de este poema que claramente, o janésmente, no me gustan):

Volterra

por Clara Janés

Con las trenzas del órgano
y los trigos,
en los segados campos
llenos de alpacas…
El amor se ha llevado la cosecha
como un pájaro,
pero nos queda la tierra
y la plata de la luna.
¿Cuáles son nuestras certezas?
El día y la noche
se dan la mano
en nuestras manos
que, juntas,
borran el tiempo.
Luego
nos espera un lecho
de colinas
y el despertar en la niebla
a las formas indecisas.

Espero que, si ustedes lo “paladean”, le encuentren mejor sabor que yo. A mí me ha suscitado el presente comentario un término, el que subrayo, del verso 3: “en los segados campos / llenos de alpacas…” Esta claro que lo que “llena” esos campos segados son los paquetes de paja que las cosechadoras van dejando esparcidos, en el tiempo de la recolección. Ahora bien, esos “paquetes de paja” , según el DRAE, no son alpacas, sino pacas:

paca2.

(Del fr. ant. pacque).

1. f. Fardo o lío, especialmente de lana o de algodón en rama, y también de paja, forraje, etc.

Extraña más este cambio si se tiene en cuenta que la autora, además de poeta (me gusta más “poetisa”), es una profesional, muy reconocida y premiada, de la traducción.

A mí la lectura de estos versos me ha recordado una anécdota personal de hace bastantes años, de cuando estaba yo de empleado (o subempleado) en el vivero. En cierta ocasión coloqué, para los clientes, un cartelito que decía: “Hay pacas de setas” (pacas de paja humedecidas e inseminadas con esporas de champiñones). A los pocos días, Mª Tere, la hija estudiante de Derecho de uno de los propietarios del vivero, me corrigió el cartelito: “Hay alpacas de setas”. Tuve que invitar a Mª Tere a que mirara el Diccionario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: