• Páginas

  • Archivos

  • diciembre 2007
    L M X J V S D
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31  

Narnia

El sábado estuvimos viendo en casa, con mi Hija Hebe, Crónicas de Narnia. Y ayer domingo, mientras sesteaba en el estudio después del almuerzo, sonó el timbre de la puerta. Abrí. Eran una abuela y una nieta a las que yo no conocía. La señora me dijo que su nieta había perdido su agaporni, y lo andaban buscando. La niña lloraba mansamente. Les dije que apenas habíamos salido, en el transcurso del día, del interior de la vivienda, por lo que no lo habríamos visto aunque hubiera estado por nuestro jardín. Por consolar a la niña, les pedí su dirección, por si lo encontraba o llegaba a enterarme de algo acerca de su inseparable. Entonces la niña dominó con entereza su llanto para hablar con claridad. Y mientras ella me daba precisas referencias de la dirección, y describía los colores de su amiguito, tuve la certeza de haber atravesado, yo también, el fondo del armario.