• Páginas

  • Archivos

  • diciembre 2007
    L M X J V S D
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31  

Cumplimos años

Esta mañana festiva, cuando yo llegaba en mi paseo a la cornisa de San García, salía el sol: emergía enorme, rojo y magnífico. Y la silente maravilla del sol naciente me ha hecho recordar el motivo de la fiesta de hoy: el nacimiento de la Constitución del 78. Yo nací también entonces, unos días más tarde; o, mejor dicho, volví a nacer. Tenía yo entonces 27 años y andaba bastante perdido. Me había abandonado un trabajo, yo había dejado otro… Me buscaba dentro de mi piel y no me encontraba; y veía ante mí un horizonte bastante oscuro. Estaba viviendo en Madrid, donde nació la Constitución. Y donde, algunos días después, tuve yo mi segundo nacimiento: una toma de conciencia freudiana, una caída del caballo sauliana, una revelación-revolución. Me encontré, me hice uno con mi destino. Hechos como éste propician que algunas personas hayamos tenido la sensación de estar viviendo nuestra pequeña historia personal en consonancia con la gran historia de nuestro país, lo cual no es mala cosa, ni tampoco extraña, puesto que todos formamos parte del todo.

También Certe patet llega a su primer cumpleaños. Como pueden ver ustedes, el día 10 de diciembre de 2006 lo inauguré editando un soneto que se titula como el blog.

El futuro de Certe patet, el de su casi anónimo autor y el de la Constitución Española de 1978 no los conoce nadie. Pero hoy los tres estamos vivos.

Y pensando en todo esto he llegado a la cima del monte, donde el sol, ya alto, me ha deslumbrado de pronto como los faros de un coche. Y he vuelto a mirar la Bahía, yacente en sus brumas, que sólo dejaban asomar la cumbre del monte Abila, al otro lado del Estrecho. Pero en tanto cielo como me rodeaba, Dios estaba azul.