• Páginas

  • Archivos

  • enero 2008
    L M X J V S D
    « Dic   Feb »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031  

Valle

Hace casi tres lustros. Andaba yo por los cuarenta y pocos. Ella era un encanto de alumna: de las que uno quisiera tener al menos una en cada grupo. En cierta ocasión me preguntó alguna duda al final de una clase. Y al terminar mi explicación siguió mirándome, indagatoria y concentrada. Y como conclusión me soltó: “¡Hay que ver lo que se parece usted a mi abuelo!”.

Algún otro día me habló, posteriormente, de su abuelo (mucho mayor que yo); de cómo, en los malos tiempos que había vivido trabajando en los campos y montes de esta comarca, había aprendido, autodidacta, a leer y escribir; de que leía mucho; de que estaba escribiendo un libro sobre su pueblo, una especie de memorias. Algún libro de los clásicos, recuerdo, le dejé prestado para su abuelo…

Pasaron algunos años. Ella acabó sus estudios de Enseñanza Media. Creo que comenzó la carrera de Derecho. Algún día la vi trabajando de cajera en un supermercado… Y otro día, se presentó en el instituto a traerme… ¡el libro de su abuelo!

Cuando pude leerlo, me pareció maravilloso. Se lo hice saber al anciano en una carta; y me contestó con otra emocionada y emocionante. Yo guardo esa carta. Pero aún no es tiempo de releerla, ni de releer el libro que la motivó. Esperaré, todavía, algunos años.

De la nieta no sé nada. Ojalá haya conseguido todo lo que, por buena, merecía. Desde aquí le mando un beso.