• Páginas

  • Archivos

  • enero 2008
    L M X J V S D
    « Dic   Feb »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031  

El timo de la paridad

No por antonio sino por

EDURNE URIARTE

O el Tribunal Constitucional se ha hecho un lío con la Ley de Igualdad o el PSOE ha elaborado unas listas profundamente machistas. Dice el Constitucional en su rechazo al recurso del PP contra la paridad en las listas que no hay discriminación positiva en la obligación de incluir al menos un 40% de mujeres. Es decir, que no es preciso discriminar a hombres con más años de carrera política o más conocimientos para incluir ese porcentaje de mujeres.

Pero resulta que para el mismísimo impulsor de la paridad, el PSOE, eso no parece ser así. De 52 cabezas de lista, al PSOE únicamente le salen 12 mujeres lo que, según sus propios criterios, es de un machismo insultante. O es mentira que ellas hayan llegado al liderazgo político en el mismo número que ellos o esas cabezas de lista muestran un abierto machismo. Ni siquiera latente, que es lo que ha imputado el PSOE al PP por recurrir la paridad obligatoria.

Lo que ocurre con la Ley de Igualdad es que se sostiene en una profunda hipocresía llena de una corrección política tan asfixiante que no se atreve con ella ni el Constitucional. Se me ocurre preguntar qué diría el Constitucional si esa paridad obligatoria para el legislativo se exigiera también para el cuerpo de catedráticos de universidad, por ejemplo. O los médicos de la sanidad pública. O los cuerpos policiales. O los propios magistrados. ¿Por qué no? Para toda la Administración pública. Y no me extiendo a la esfera privada para no hacer más sangrante aún la comparación. La respuesta es obvia. Habría un escándalo social en contra de la discriminación positiva.

No la hay con la política porque los propios partidos carecen de respeto por ella. La usan para hacer propaganda. Cuando Sarkozy nombró su Gobierno, la nueva ministra de Economía, Lagarde, mostró una enorme gratitud por la preocupación paritaria de su nuevo jefe. En su importantísimo despacho de abogados, contó, ella sólo había conseguido pasar del 9 al 15% de mujeres en cuatro años. Emocionada por su nuevo puesto, Lagarde ni se enteró de su propio mensaje. O su empresa discrimina a las mujeres o Sarkozy el paritario a los hombres.

Diario ABC [hoy]