• Páginas

  • Archivos

  • febrero 2008
    L M X J V S D
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    2526272829  

Escribí este poema

Hace treinta años, mes arriba mes abajo, escribí el poema que hoy voy a colocar aquí, para los infinitos lectores de Certe patet. Forma parte de un amplio poemario que comprende poemas escritos entre 1976 y 1983. Poemas de juventud que inicialmente guardé bajo el título de Nictario de caracol. Aunque, como el cuaderno fue creciendo y el tono fue evolucionando, decidí dejar tal título solamente para los que componen la primera parte.

Todavía no me ha apetecido poner dicho cuaderno en Certe patet. Algún día lo haré, si no me muero yo y si no se muere Certe patet.

Ahora que mi Musa me ha abandonado a los peligros de la prosa, cuelgo aquí este viejo, y joven, poema sin título:

Voy rodando por el río de la vida

Como un canto

Mudo como un canto

voy girando mis vueltas en mi lecho

Muerto como un canto

Del cálido lago a la mar fría

siempre crucificado en medio

Siempre crucificado y mudo

Soportando

Soportando en silencio las heridas

Diminutas heridas

del agua sobre el pecho

Siempre soñando ascensiones

Arriba arriba  arriba!

Siempre soñando

Y remonto

el vértigo espiral e inabarcable

Y me esponjo la vista

El agua me azota los ijares

juvenil e indiferente

me clava su malévola sonrisa

Y el dolor agradable del dolor me roba

invisibles partículas

que suben y se encienden

Y así ruedo en la sospecha

de que el agua se endurece y mi canto se evapora

Puede que el fin equivoque

que el canto nunca sea nota y que el agua no se hiele

Pero quién certifica que algún día

el canto no será nube, bienhechora nube

y el agua no será roca

Voy rodando por el río de la vida

como un canto

mudo