• Páginas

  • Archivos

  • febrero 2008
    L M X J V S D
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    2526272829  

¿Obituarios?

En estos últimos lustros en los que, según fuentes sobradamente informadas, España ha dejado de existir, se han publicado preciosas historias de la presunta difunta; escritas por historiadores recalcitrantes, que se niegan a conceder a sus libros el estatuto de obituarios.

Sólo voy a mencionar aquí tres de esas historias, que tienen entre ellas parecidos y diferencias.

· Parecidos:

-Las tres tienen una extensión similar, entre las trescientas cincuenta y las cuatrocientas cincuenta páginas. Son, por tanto, sucintas historias.

-Las tres llegaron a la par que el nuevo siglo y el nuevo milenio: 2000, 2002 y 2002.

-Las tres son (o me lo parecen a mí) igualmente solventes y documentadas.

-Las tres llevan el sello inconfundible del autor-narrador.

· Diferencias:

Dejémoslo en diferencia, en singular: la de la singular voz que vamos oyendo en cada una de ellas:

-El tono sencillo y profesoral, de investigador entusiasta y enamorado de su materia: la de Antonio Domínguez Ortiz (Marcial Pons): España. Tres milenios de historia.

-El tono jocoserio, grave y socarrón, circunspecto e hilarante, de una historia para aprender y pensar, y también para reír a dos carrillos: la de Juan Eslava Galán (Planeta): Historia de España contada para escépticos.

-El tono épico con remates líricos del historiador que mira ese pasado compartido por muchos pueblos y pondera su grandeza (entreverada de miserias): la de Fernando García de Cortázar (Planeta): Historia de España. De Atapuerca al euro.

Cierto amigo mío, historiador especializado en el siglo XIX español, nos recomienda que no leamos historias que no sean universales; porque las que no lo son, son lo contrario, es decir, parciales (es decir, injustas), aumentan el chovinismo, la xenofobia y la miopía. Seguramente mi amigo tiene razón… A ver si los historiadores se van animando a hacer esa clase de historias: universales y a la vez sencillas y al alcance de las mentes corrientes… Libros para el pueblo, que instruyan y deleiten.

Mientras tanto…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: