• Páginas

  • Archivos

  • junio 2008
    L M X J V S D
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    30  

El Ebro como metáfora

ISABEL SAN SEBASTIÁN

EL MUNDO, hoy.

Pocos ejemplos ilustran tan bien el grado de despropósito alcanzado por la política territorial en nuestro país como el referido al agua y a la demagogia que rodea su gestión. Tan es así, que el Ebro se ha convertido en la metáfora perfecta del catastrófico desbordamiento que padece el Estado de las Autonomías.

La España mediterránea sufre sed, no tiene con qué regar sus naranjos o sus huertos y se ve obligada a emplear literalmente el cuentagotas a fin de ahorrar el preciado líquido en sus regadíos, mientras la cuenca del río que no sólo da nombre a la península, sino que podría abastecer con su cauce las necesidades de todos, es víctima de las enésimas inundaciones. Y lo peor es que muchos de los que contemplan esas imágenes en televisión se alegran de la desgracia ajena. Se alegran, sí (dejémonos de disimulos) de ver cómo son rescatados de sus casas anegadas aquellos a quienes atribuyen la mezquindad de no querer cederles el agua que a ellos les sobra, cuando la realidad es que se trata de una batalla política, completamente ajena a quienes pagan los destrozos a ambos lados de la trinchera.

Quiero creer que ni los aragoneses de a pie desean mal alguno a los murcianos o los valencianos ni éstos experimentan el menor placer al contemplar la explanada de la Expo de Zaragoza convertida en una piscina. Dejo aparte a los dirigentes catalanes y su Generalitat, porque ellos resuelven el problema mediante eufemismos de quita y pon, dependiendo de la generosidad del cielo con las lluvias. Los demás aspiramos a que nuestros gobernantes sean capaces de paliar tanto la sequía como las inundaciones recurriendo a los mecanismos que brinda el progreso; esto es, mediante las infraestructuras necesarias para trasvasar agua de un sitio a otro, de manera que se pueda cubrir el cien por cien de la demanda y evitar peligrosos sobrantes. En otras palabras; llevando a efecto el difunto plan hidrológico, arrumbado exclusivamente por razones partidistas.

Sin embargo, el grado de sectarismo alcanzado por algunos a rebufo del nacionalismo victimista les ha llevado a convertir algo tan español como el río Ebro en bandera de sus frustraciones. Los líderes socialistas aragoneses (y también alguno del PP, movido por el viento dominante) se han agarrado al Ebro como otros a su lengua vernácula, al grito de «¡nos quitan lo nuestro!», que, como es público y notorio, es un reclamo tribal muy del gusto de los electores. A CiU, el PNV, ERC o Batasuna / ETA lleva décadas funcionándoles. Y así nos va, unos sin una gota y otros empapados hasta el cuello, mientras ellos se forran a sacar votos.

Un sainete absurdo, grotesco, que nos sale por un pico.