• Páginas

  • Archivos

  • octubre 2008
    L M X J V S D
    « Sep   Nov »
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
  • Anuncios

Este no era S

Se han editado ya muchos libros con recopilaciones de disparates que perpetran los alumnos de Enseñanza Media, o de Educación Secundaria, en los exámenes. No son libros que a mí me hagan mucha gracia, porque son síntomas de una desgracia que me afecta doblemente, como padre y como profesor. Como le comentaba ayer a mi mujer una compañera (antigua alumna mía, por cierto), acerca de una de esas joyas de la infancia que cada vez abundan más en los colegios y en los institutos: “Es como para preguntarse: ¿qué clase de maestra habrá tenido la criatura? Pero es que su maestra ¡he sido yo!” La misma frase podría pronunciarse en otra situación, sustituyendo la palabra ‘maestra’ por la palabra ‘madre’.

No me gustan esos libros a los que me refería antes, pero hoy he recordado una anécdota de las que encajan en estos libros, una sorprendente interpretación que un alumno de segundo de Bachillerato hacía de un pasaje, parte de un artículo de Muñoz Molina. Consideraba este autor cómo en los años setenta parecía que esta sociedad moderna, especialmente España, avanzaba hacia el laicismo; pero, con el paso del tiempo, se había producido una reafirmación del factor religioso en la vida social, y uno de los síntomas de la nueva religiosidad era la abundancia de canonizaciones que había llevado a cabo Juan Pablo II, ampliando sin tregua la nómina de los santos. Más o menos esto era lo que decía el pasaje. Pero mi alumno S interpretó que el Papa no paraba de subirles el sueldo a los santos.

Hoy lo he recordado porque, mientras podaba la hiedra de la puerta de mi casa, he visto acercarse a un muchacho que, con su carrito de la compra, venía dejando en los buzones algunos folletos publicitarios. Y cuando ya lo tenía más cerca, me he dicho: “¡Anda! Este es S. Seguro que pasa de largo sin dejarnos nada ni a mí ni a mi buzón”. Pero este no era S; y, después de saludarme con mucha corrección, me ha preguntado si dejaba los folletos en el buzón o me los daba en la mano.

Anuncios

Una respuesta

  1. Comparto tu opinión sobre este tenor; ya dije yo algo similar en http://ahdelavida.blogspot.com/2008/06/hacn.html

    Un saludo, compañero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: