• Páginas

  • Archivos

  • octubre 2008
    L M X J V S D
    « Sep   Nov »
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
  • Anuncios

Hortelano

Alguna vez aquí, en uno de estos escritillos de Certe patet, he comparado el blog con un huerto… Sé de quien tiene un blog, más o menos como éste, pero, en la práctica, totalmente abandonado, porque se pasa los meses enteros sin hacer en él labor alguna; mientras ha convertido el jardín de su casa, el pequeño trozo de tierra de la trasera de su casa, en un huerto que cultiva sin tregua, orgulloso de sacar de él unos tomates, unos calabacines, unas berenjenas… Todo en mínima cantidad porque no tiene tierra para más. Yo, en cambio, hijo de campesino, prefiero que los productos de la ensalada o de la sopa los críe el supermercado: entiendo que salen mil veces más baratos.

A mí me va el sentirme un hortelano sólo como metáfora. Al fin y al cabo el verbo latino colo, cultivar, tiene muchos significados, o sea, los humanos tenemos muchos campos donde labrar. Así, estoy en clase con mis alumnos y también me siento, como en este blog, un hortelano que cava o rastrilla, que arranca hierbas locas o siembra útiles semillas. Ahora me voy a la parata de 2º B.

Y hasta mi casa es un huerto: no el trocito de tierra de la trasera de mi casa, sino mi casa entera… Y miro a mis hijas como hermosas frutas que van madurando lentamente, pero que siguen necesitando mis cuidados, y los de su hortelana madre; que, a su vez, es como la ancha parra que antecedía el umbral de las casas campesinas de antes: sombra fresca del verano, fruta dulce en otoño, tibio sol de invierno, verdor vital de primavera.

Hasta me veo a mí mismo, el hortelano, como materia vegetal: un humilde (o sea, pegado a la humus) chaparro melancólico, una machadiana encina, un alcornoque superviviente, como ésos que ahora reverdecen en medio de las cenizas, en los montes quemados de mi pueblo.

Anuncios

2 comentarios

  1. Hoy has hecho una buena siembra con esta entrada, compañero.

  2. Precioso símil este del hortelano, Antonio. Y mas precioso aún porque te acompaña la verdad por los cuatro costados: uno es hortelano en su vida entera, aunque no sea consciente de ello, lo que ocurre es que a veces se siembran tempestades , otras, ricas semillas. Siempre hortelano que mira entorno a ver si las condiciones le son propicias.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: