• Páginas

  • Archivos

  • octubre 2009
    L M X J V S D
    « Sep   Nov »
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    262728293031  

Errare humanum divinumque

· Acabo de leer el último de José Luis García Martín, Hotel Universo. Cuando iba por la página 20, más o menos, ya me estaba diciendo a mí mismo que tendría que empezar a releerlo en cuanto acabara la primera lectura. No obstante, al acabarlo, pienso que para mí ha sido un curso intenso y acelerado de vida y literatura (cómodamente recibido en mi casa, impartido por un maestro que nació un año antes que yo), y que, como después de cualquier curso, habrá que tomarse unas vacaciones, por breves que sean. Además, ahora me toca a mí ejercer de maestrillo de párvulos adolescentes en día de asueto; y por ello echo mano de mi rotula rojo y señalo un fallo gramatical por tres veces perpetrado en este libro –y en muchos otros escritos que andan por el mundo–. El viaje fue un 11 de diciembre de 1980 […]. Esta es la tercera vez que el autor utiliza esta construcción, en la página 242. ¿Por qué iniciar el sintagma con un determinativo indefinido si en la historia sólo ha existido un 11 de diciembre de 1980? Claro que, bien pensado, cada uno de los que lo vivimos, vivimos nuestro propio y particular 11 de diciembre de 1980. Yo, por ejemplo, había empezado a trabajar, el día 1 de ese mismo mes, en la oficina de una empresa de viveros.

· El periódico El País tiende, mucho más que cualquier otro en lo que yo conozco, a los titulares metafórico-hiperbólicos. Y opino que ello es una imperdonable desviación del espíritu periodístico. Antonio Muñoz Molina, dentro de este mismo periódico, lo lamentaba hace unos meses. Pero no parece que haya servido de nada su crítica… Así titulaba en portada el pasado miércoles: Aguirre exige a Rajoy la cabeza de Cobo antes de negociar sobre Rato. Qué feo me parece… Es evidente que los responsables del periódico han querido inducir a los lectores a que asocien este caso a tantos crímenes de la historia o de la leyenda en los que cortar la cabeza no era una metáfora. La de Cicerón, por ejemplo: “Desgreñado, pero sereno, el viejo político asomó la cabeza desde el interior de su litera y un centurión le asestó el golpe fatal. Le cortaron la cabeza y la mano derecha (quizá también la izquierda) y se las llevaron a Antonio a Roma”. Robin Lane Fox, El mundo clásico. O la de San Juan Bautista: “Et decollavit eum in carcere, et attulit caput eius in disco, et dedit illud puellae, et puella dedit matri suae. Evangelium secundum Marcum, VI, 27-28. Señor director de El País: sea usted mejor periodista.

· He sacado y sonsacado otra vez los latines porque el mismo día que El País daba el titular arriba copiado, Pedro G. Cuartango escribía en El Mundo una preciosa columna titulada “El abismo sin fondo de la nada”. Preciosa hasta que citaba en latín la fórmula de la imposición de la ceniza el día del comienzo de la Cuaresma. Una frase muy a cuento cualquier día del año. Y más, si cabe, por estas fechas, tan próximas al Día de los Difuntos. Pero Cuartango desbarata la frase y la reduce a un latín sacristanero e infame que no pienso reproducir aquí. Señor Cuartango: repase usted sus latines o cite por la traducción española. Al fin y al cabo, el polvo o la ceniza en que nos vamos convirtiendo son los mismos se nombren en el idioma que se nombren.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: