• Páginas

  • Archivos

  • agosto 2010
    L M X J V S D
    « Jul   Sep »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031  

De realidades y de sueños

 

Vamos todos, los cinco de la familia, en el coche; y Alma se lamenta de que todavía esta noche ha soñado, dos meses después de que acabara el curso para ella, que no había aprobado no sé qué   asignatura (yo no presto mucha atención porque voy conduciendo, pero sea cual sea la asignatura del sueño, la tiene aprobada desde junio si no desde antes).

A continuación yo comento que me parece un tipo de sueño bastante corriente: el que reproduce una situación de agobio cuando ésta es ya agua pasada. Por ejemplo, a mí me ocurrió soñar durante varios años con que estaba haciendo las pruebas correspondientes a las oposiciones, siempre de la peor manera; y ello a pesar de que fui opositor por poco tiempo y con poco agobio. Y todavía me pasa con relativa frecuencia: sueño, por ejemplo, escenas referentes a mi trabajo: escenas angustiosamente disparatadas, que me hacen temer lo peor. Y cuento, por encima, un sueño de hace muy pocas noches, en medio del cual desperté con gran ansiedad; pero incluso despierto, seguía barrenando sobre lo mismo; hasta que algo más tarde y algo más despierto, comprendí que la situación que había soñado era absolutamente imposible en la realidad.

Esta conversación familiar tuvo lugar ayer, viniendo desde Algeciras a Granada. Pues bien, esta noche he tenido otro sueño por el estilo. Y, aunque bastante menos angustioso, me he despertado en medio del mismo y ya no me he vuelto a dormir. Así que me he levantado antes de lo previsto; de lo que no me quejo: ahora estoy oyendo la algarabía de las golondrinas en el silencio de La Calleja, mientras escribo estas líneas. Y he aquí lo que recuerdo del sueño:

Estaba en una clase que más que una clase parecía un bar abarrotado y tumultuoso; y yo, con un botellín de cerveza en la mano, me disponía a dictar a aquella gente, que eran mis alumnos, la lección: leyéndola en la etiqueta de mi botellín de cerveza; en él estaba escrito el texto que íbamos a comentar, y que trataba del “literalismo” (una palabra inventada en el sueño, supongo), o sea, en los errores que ha producido en el estudio de la poesía la interpretación literal de distintos pasajes. Y el autor del texto del botellín era alguien que había hecho un trabajo de recopilación y análisis de las interpretaciones literales y erróneas que se han escrito acerca de los poemas del último libro de Miguel d’Ors; libro cuyo título ahora mismo no recuerdo, que apareció hace sólo unos meses y que yo pensaba no comprarme, a pesar de lo mucho que me gusta la poesía de d’Ors.

Así que en estos momentos me pregunto: ¿era éste el origen del sueño, el pasar de comprarme este libro a pesar del interés que me suscita?

Mi hija Clara dijo ayer que hoy iba a bajar a Granada (estamos en Gójar), a un asunto suyo. Todavía Clara no se ha levantado; pero, cuando se levante, tendré que pedirle que se pase por la librería y pregunte; a ver si hay suerte y lo tienen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: