• Páginas

  • Archivos

  • julio 2011
    L M X J V S D
    « Jun   Ago »
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031

Sarà quel che sarà

Tengo prácticamente abandonado este campo llamado Certe patet. Y no sé si ello es debido a una causa única. Tiendo a creer que se trata de un conjunto de causas circunstanciales:

-Las actividades propiamente veraniegas: la playa, la bici…

-Las tareas domésticas que se han ido aplazando hasta un tiempo más amplio: montar una estantería y reordenar los libros, arreglar el jardín…

-Las movidas familiares: primero quedé solo en casa. Luego, en varias andanadas, regresaron las miembras (o las mihembras). Y volvía a estar con nosotros mi hija mayor, Clara, que ha pasado el curso en Dieppe; y mi hija mediana, Alma, que ya tiene su propio proyecto para primeros de septiembre, en Londres.

-La posibilidad de dedicar más tiempo a la lectura…  Vive uno con esa sensación permanente: la de no leer cuanto quisiera, ni siquiera cuanto debiera; a pesar de estar siempre con varios libros entre manos, uno de ellos es hoy la última novela de Carmen Martín Gaite, Irse de casa, que me está encantando. Por cierto, el 22, hace tres días, fue el del undécimo aniversario del fallecimiento de esta mujer, de esta gran escritora. Y se me ocurrió escribir aquí algo acerca de ella; pero…

Pero, pero, pero. Pero tal vez ninguna de las causas de mutismo certepático que acabo de resumir sea causa verdadera. Tal vez la única causa sea la falta de ese íntimo impuso que me insta: “Toma el boli, escribe, edita en Certe patet”.

Así que ahora mismo no tengo ni idea de cómo va a evolucionar esta afición mía de cultivar este blog. Ahora mismo estoy escribiendo a modo de petición de disculpa: por si alguien lo ha abierto en alguna ocasión y se ha encontrado con que nada nuevo por aquí, a pesar del tiempo transcurrido desde la última visita. Puesto que para mí no es un trabajo, mi intención no ha sido la de darme vacaciones, la de dejar en barbecho este campo, para seguir con la metáfora agrícola.

El futuro siempre nos es desconocido; no obstante me temo que en agosto labraré aquí aun menos que en el presente mes de julio (ya día de Santiago, Dios mío, a qué velocidad está pasando este mes).

¿Volveremos a labrar estos bancales aprovechando las lluvias del otoño? Sarà quel che sarà.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: