• Páginas

  • Archivos

  • agosto 2011
    L M X J V S D
    « Jul   Sep »
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  

“Poesía necesaria / como el pan de cada día”

Mi amigo Ico Joaquín me manda un enlace con diez canciones del recientemente asesinado Facundo Cabral; uno de sus preferidos desde los primeros años setenta, me dice.

Yo veo los vídeos y oigo las canciones. Alguna de ellas la recuerdo perfectamente desde esos años que menciona mi amigo; alguna la recuerdo vagamente, y otras las escucho como por primera vez.

Luego me da por recordar que mi amigo IJ confiesa, categóricamente, que a él la poesía no le gusta, que no la entiende, que él no lee poesía. Y ahora yo me digo y le digo: Pero amigo Ico, esto es poesía, poesía de la buena. Facundo Cabral ha cantado como los ángeles; y seguirá cantando en las infinitas grabaciones que ha dejado. Pero las letras son tan buenas que les quitas la música y siguen siendo obras de arte.

Decía yo un día, este pasado curso, a un grupo de alumnos que un poema es una canción tan buena que no necesita música, porque la lleva ya en sí (recuerdo el gesto de completo acuerdo de mi alumna Ana). Y este aserto lo podemos comprobar ya en la letra de la primera canción de esta selección que me manda mi amigo:

NO SOY DE AQUÍ NI SOY DE ALLÁ

Me gusta el mar y la mujer cuando llora;
las golondrinas y las malas señoras,
saltar balcones y abrir las ventanas
y las muchachas en abril.

Me gusta el vino tanto como las flores;
y los amantes, pero no los señores;
me encanta ser amigo de los ladrones
y las canciones en francés.

No soy de aquí ni soy de allá;
no tengo edad  ni porvenir,
y ser feliz es mi color
de identidad.

Me gusta estar tirado siempre en la arena;
y en bicicleta perseguir a Manuela,
y todo el tiempo para ver las estrellas
con la María en el trigal.

No soy de aquí ni soy de allá;
no tengo edad ni porvenir,
y ser feliz es mi color
de identidad.

La canción es un manifiesto del poeta, un himno a la vida libre, aparentemente desarraigada, pero al contrario: enraizada en todos los seres que lo rodean: en el mar, la mujer, las golondrinas; en el vino, las flores, la arena. La vida es algo riquísimo y diverso: no renunciemos a nada, nos dice el poeta, que habla en primera persona, que quiere predicar con el ejemplo.

Son versos de una pasmosa sencillez aparente, pero cuidados al máximo en su estructura, en su sonoridad, en su medida, en sus rimas; aspectos que no voy a comentar para no ponerme pesado ni pedante.

Amigo Ico: a partir de ahora no me digas que no te gusta la poesía… Lo mismo que te gusta el jamón, pero no lo comes solo, sino que te gusta meter las buenas lonchas entre dos rebanadas de pan; lo mismo que te gusta el café pero no lo tomas solo, sino con azúcar y leche, y a veces con un chorreoncito de whisky… lo mismo lo mismo te pasa con la poesía: te gusta con voces y caras de personas amigas, con fotos, dibujos o paisajes, o entreverada en una peli. La poesía le gusta a todo el mundo, porque la poesía es inherente a la vida humana. Lo que pasa es que cada uno la prefiere cocinada en su receta predilecta. Aunque es verdad que a algunos, que somos muy viciosos de la poesía, nos gusta sola.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: