• Páginas

  • Archivos

  • marzo 2012
    L M X J V S D
    « Feb   Abr »
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    262728293031  
  • Anuncios

Lipdub en el instituto

 

Efectivamente, como anunciaba en la anterior entrada, ayer me negué a participar en el sarao matutino. Y como veo más que posible que los “objetores de conciencia” –no he sido el único- seamos objeto de algún reproche a la vuelta de las vacaciones, comento anticipadamente:

  1. Para un acontecimiento que implique a todo el personal del centro durante toda una mañana –oficialmente lectiva- lo lógico sería convocar un claustro extraordinario, en el que exponer un proyecto y oír opiniones.
  2. Está claro que en la palabra cultura cabe todo; y, por tanto, también en la Semana Cultural. Lo que yo lamento es que esta macrofiesta del instituto forma parte de lo que Mario Vargas Llosa  viene considerando –esperamos el ensayo que prepara sobre el tema- la reducción de la cultura en la actualidad a la cultura del espectáculo.
  3. En cuanto a modo de diversión, creo que esta fiesta lo fue principalmente porque ocupó una mañana oficialmente laborable. A saber cuánto público hubiera concitado el sarao de haberse convocado, por ejemplo, para la tarde del miércoles, o sea, la tarde siguiente a las dos tardes que tuvimos de evaluaciones.
  4. Gracias a la macrofiesta, la entrega de los boletines de calificación quedó reducida en el instituto a algo residual, insignificante, irrelevante. El muchacho se acerca a recoger sus notas disfrazado, maquillado y cansado de cuatro horas seguidas de baile: “Toma: tienes seis suspensos”. “Bueno… Ya. No pasa nada. Ya recuperaré… Lo importante es que lo hemos pasado superguay”.
Anuncios

Jueves 29

Continúa el levante fuerte en el Estrecho. Llego, andando como siempre en tiempos de sequía, al instituto. Las 8:13. No hay alumnos: media docena no más. Al parecer, el 99% de las familias son partidarias de secundar la HG.

Mi primera clase. Segunda planta, 2º A. Paso lista de ausentes (todos). Acto seguido saco el Diario de invierno de la cartera y me pongo a leer.

Cuando voy por aquí:

El lujoso burdel resulta ser un destartalado y angosto apartamento, y sólo hay dos mujeres, la propietaria, Kay, una oronda negra que ronda los cincuenta años y saluda a tu amigo con un cálido abrazo, como si fueran viejos conocidos, y otra mujer mucho más joven, también negra, que aparenta veinte o veintidós. Ambas están sentadas en sendos taburetes en la diminuta cocina, separada de la alcoba por una delgada cortina que no llega a tocar el suelo, visten batas de colores vivos, y, para tu gran alivio, la joven es bastante atractiva, de rostro muy bonito, incluso guapa. Kay anuncia el precio (¿quince, veinte dólares?) y luego os pregunta quién quiere ir primero. No, no, ríe tu amigo, él sólo ha venido para acompañarme (sin duda las chicas de Queens son menos reacias a quitarse la ropa que las de Nueva Jersey), de modo que Kay se vuelve hacia ti y te dice que puedes escoger, o ella o su joven colega, y cuando no te decides por ella, Kay no parece ofenderse; se limita a encogerse de hombros, sonríe, extiende la mano y dice: “A ver el dinero, encanto”, momento en el cual te hurgas el bolsillo y sacas los quince o veinte dólares que le debes. La joven y tú (demasiado tímido o nervioso, olvidas preguntarle cómo se llama, lo que significa que ha permanecido anónima para ti durante todos estos años) pasáis a la otra habitación mientras Kay corre la cortina a tu espalda. La chica te conduce al rincón donde está la cama, se quita la bata y la tira sobre una silla, y por primera vez en la vida te encuentras en presencia de una mujer desnuda.

Cuando voy por ahí… Oigo un leve y sordo golpecillo en el cristal de la ventana que tengo a unos palmos de mi diestra. Algo que cae. Y que me sobresalta en la quietud del aula sin alumnos. Miro al suelo, al rincón, y veo como eclipsada, como arranada, un ave enteramente negra, un pájaro adulto de tamaño algo mayor que una golondrina. Un vencejo, supongo. Ha caído, sin duda, del hueco de la persiana. Yo retiro despacio mi silla; y subo muy despacio el cristal. Luego me agacho, más despacio aún, y, con un movimiento envolvente de mis manos, lo atrapo y lo alzo. Saco los brazos por el vano y con un suave impulso lo dejo a su suerte. Cuatro o cinco metros en caída libre y en seguida le surge su instinto de vuelo. Remonta, describe un amplio círculo entre el instituto y los bloques de enfrente. Sube algo más y se pierde de mi vista sobre los tejados del instituto. Y yo vuelvo al libro.

Quinta hora: Latín. Tengo un alumno. Llegamos a un acuerdo: él traduce una frase y yo se la corrijo; y así, lo que dé de sí el tiempo. Y así, mientras él prepara sus traducciones, yo sigo leyendo. Y cuando voy por aquí…

A mediodía estás frente al espejo con crema de afeitar en la cara, a punto de coger la navaja y emprender la tarea de ponerte presentable para la entrevista, pero antes de que puedas atacar una sola patilla, suena el teléfono. Vas al dormitorio a contestar la llamada, cogiendo con cuidado el aparato para no cubrirlo de espuma, y quien te habla al otro lado de la línea está llorando, la persona que te ha llamado se encuentra en un estado de extrema aflicción, y poco a poco vas entendiendo que es Debbie, la joven que limpia el apartamento de tu madre una vez a la semana y la lleva de compras en coche de vez en cuando, y lo que te está diciendo Debbie es que acaba de entrar con su llave y se ha encontrado a tu madre en la cama, el cuerpo de tu madre en la cama, su cadáver en la cama, a tu madre muerta en la cama.

Cuando voy por ahí… nos llega una ola de megafonía a la que yo no presto atención; pero mi alumno único me dice que perdone, que lo está llamando su tía –da la casualidad de que es profesora tutora de este grupo- y que se tiene que ir. Ante la evidencia de que la estruendosa música que suena es parte del ensayo del lipdub de mañana, bajo yo también, y me uno al grupo de los danzantes. Pero antes de hacer un solo movimiento de baile me retiro de nuevo. Mañana, a la hora del evento, me declararé objetor de conciencia. Yo trabajo en un instituto, no en un circo. Me vuelvo a la clase y sigo leyendo.

Y ahora, en casa, voy a ponerme a lo mismo. A ver si puedo terminarlo antes de que sea la hora de irme a mi cita con el dentista.

 

Cala de la Media Luna

FOTO DE ICO JOAQUÍN

Sin los cinco sentidos

Revisión ocular obligatoria

Para ver algo bien,

echas mano a la funda de las gafas:

que está vacía

porque las gafas las tienes ya puestas.

Oído ido

Cuando no oyes más que los sonidos

antiguos que almacena tu cabeza.

Discapacidad olfativa

Cuando todos se tapan las narices

menos tú.

Gusto gastado

Cuando nada de nada te sabe a nada;

y, aun antes de probarla,

le añades más vinagre a la ensalada.

Tacto ciego

Si es que no mides la temperatura

de la mano que estrechas con la tuya.

Antogonías (otras)

LO BREVE, SI HAIKU…

 

Un haiku breve:

el escrito en la arena

para la ola.

 

 

DEFORMACIÓN PROFESIONAL

 

No disfrutaba tanto ante un paisaje

como ante el texto que lo describía.

 

 

PREFERENCIAS LITERARIAS

 

“Cojitranco, valentón y putañero”;

y, según algunos, poeta.

Mas no poeta excelso, como don Luis.

 

 

SÍNTOMA DE VEJEZ

 

Tener en la mesa un libro

en celofán precintado

desde ayer.

 

 

FELICIDAD DEPENDIENTE

 

La de los padres.

 

 

DORMIR

 

Es mirar la oscuridad tranquilamente.

Antogonías de hoy

· El profesor que más disfruta leyendo literatura es el que más sufre leyendo lo que escriben sus alumnos.

· Quien cierra la puerta a las palabras que lleva dentro, tiene, si no quiere explotar, que abrirles una ventana: la de arrojar al mar –o al mal- sus emociones, la de dejar en el papel –o en Internet- sus eclosiones, la de enviar a Dios –o a Satanás- sus oraciones.

· Me encanta pasar desapercibido: que no me comuniquen ningún apercibimiento.

· Gesticular, aunque algunos así lo crean, no es hacer gestos con el culo.

· Dialogar, aunque algunos así lo practiquen, no es lanzar manotazos a la cara y el pecho del interlocutor, como buscando el gancho a la mandíbula.

· El profesor de literatura agradece a los alumnos la obligación de releer a Garcilaso o Góngora para actualizar sus clases; pero agradece más que lo liberen de esa obligación con las vacaciones, que le dan tiempo para buscar otras lecturas, para encontrar otras joyas.

· Me gustaría saber, por puro amor a la estadística, cuántos españoles están leyendo actualmente el Quijote por el mero gusto de leerlo, no porque se lo ha mandado un profesor de literatura.

· Las palabras humano y humilde tienen la misma raíz: de la tierra, apegado a la tierra, significan respectivamente. Temporalmente, a veces, la gracilidad oculta la humildad. Gracilidad es la gracia alada que, gratis, dan los dioses a algunos, que, gráciles, se elevan volando, se alejan de la tierra; hasta que pierden esa gracia. Y caen.

· Me gustaría conocer, por puro sentimiento de hermandad y por puramente estúpida curiosidad, cuántos humanos, desde que existen los humanos, han muerto en el espacio que ahora ocupa mi casa, tienen convertida mi casa en su panteón.

· El profesor que más disfruta leyendo literatura es el que lee el logrado pasaje literario, mucho más si la obra literaria, que ha escrito alguno de sus alumnos.

La Isleta del Moro

FOTO DE ICO JOAQUÍN