• Páginas

  • Archivos

  • abril 2012
    L M X J V S D
    « Mar   May »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    30  
  • Anuncios

Zapatería El Gallego

Cuando iba a empezar este curso, jubilé mi cartera de maestrillo. Escribí aquí sobre ello. Y me compré otra, que me jubilará a mí, mientras ella se quedará tan fresca, lozana y servicial.

Estrené cartera, en todo similar a la jubilada. Menos en un detalle: tenía un cierre con clave, y una clave con números tan minúsculos que requerían toda mi atención para no confundirlos.

Huelga decir que yo no necesitaba tanta seguridad para proteger los contenidos de mi cartera, pero era la que encontré en el mercado. Seguridad incómoda: sin darme cuenta hacía girar un poco la ruedecita, y ya no se abría. Finalmente, a las pocas semanas del comienzo del curso, a media mañana de un viernes, se bloqueó del todo. Y ahora, ¿qué hago? Y, casi al unísono, Amparo y Palma me respondieron: “Ve al Gallego”. Me fui para el Gallego. Y por el camino me encontré a mi amigo y antiguo vecino Dionisio, profesor en otro instituto de aquí. Le conté lo que me había pasado y me replicó: “Ve al Gallego”. Dionisio siguió su camino y yo continué por el mío.

Llegué al Gallego. Volví a contar mi caso. Me abrieron la cartera y me dieron una bolsa para que guardara mis arreos de instituto. Me comunicaron el importe de la reparación: un módico precio. Me llamarían en cuanto la tuvieran lista.

Llamada que, efectivamente, me hicieron en los primeros días de la siguiente semana. Me pareció excelente el trabajo, moderado el precio, exquisito el trato, gratísimo el ambiente de esta tienda taller, llena de objetos, artilugios, materiales, herramientas. Ambientada como una obra de arte viviente. Atienden al público y trabajan ante el mismo dos jóvenes varones y una señora quizá algo menos joven. Me ganaron con su eficiencia y d¡screción.

Después de aquel día en que recogí mi cartera con su cierre perfecto, he vuelto por allí un par de veces, hoy la segunda: pequeñas compras de objetos del ramo. Y sigo con la misma impresión admirativa acerca de su eficiencia.

Creo que se trata de una familia de origen realmente gallego. En la bolsa, debajo del nombre, Zapatería El Gallego, reza una fecha: “desde 1962”.

Si han dado siempre el mismo buen servicio, no me extraña que se hayan mantenido en pie durante medio siglo. Tampoco me extraña que no se hayan hecho ricos.

Anuncios

Senilidad: ni sé la edad

¿NOTAS?

 

¿Dó mi sol, dó?

Si aquí palpo en las sombras,

¿dó, dó mi sol?

 

 

NATACIÓN

 

-Nado en la nada.

-Nadie nada en la nada.

¡Dinos dó nadas!

 

 

-Nadar unidos…

No nadamos unidos

si nada damos.

 

 

HABLA PALABRA

 

Abro el portón;

y un vuelo de palabras

invade el campo.

 

 

Cierro el portón.

La palabra más mía

sigue a mi lado.

 

 

CUANDO YO ME JUBILE

 

Cuando yo me jubile,

una tertulia literaria

he de fundar (bajo los eucaliptos);

en la que se comenten

las obras nunca escritas,

las obras que quizá…

 

 

¿OTRO EPITAFIO?

 

Solo tres verbos,

obrar, cobrar, sobrar,

he conjugado.

 

 

 

FAEX

 

Estoy fecal.

Habré cogido un virus

o un triunvirato.

Torre de la Vela Blanca

FOTO DE ICO JOAQUÍN

ABDICACIÓN

BORBÓN, EL PUEBLO TE LO MANDA: ABDICA.

ABUELETE BORBÓN:

YA NUESTROS REYES SON

FELIPE VI REY, REINA LETIZIA.

 

 

 

 

Dos poemas de Jon Juaristi

PÁGINAS DE RUNCIMAN

 

 

A Joaquín Puig de la Bellacasa

Innumerable, como vasta arena,

comparece la hueste  de los Últimos Días

ante los muros de Constantinopla.

 

La ciudad va a caer. Segunda Roma,

no debe a la primera

sino el hedor a cobardía y cálculo

que el viento de Poniente trae consigo.

Piero della Francesca

pinta en Urbino a Cristo desollado

por los látigos turcos.

Mercaderes y cónsules contemplan el suplicio

como quien ve llover sobre Venecia.

Constantino Dragasic avanza hacia el portillo

que han abierto las minas

en las paredes del postrer reducto.

A su lado combate Francisco de Toledo.

Hoy morirán los dos:

un caballero pobre de la remota España

junto al Emperador e los Romanos.

 

Ni el Papa ni Mehmet el Pederasta

saben que aquí concluye la juventud del mundo.

No habrá más paladines ni sueños generosos,

sino estrategia y táctica,

equilibrio de fuerzas,

esclavitud y expolio en ínsulas extrañas,

sangrientas fiesta de la artillería,

diplomacia venal y victorias mecánicas.

 

Tampoco don Francisco

se sabe un personaje absurdo y gótico,

digno de una novela aún no nacida.

Volteando su montante

como un molino de furiosas aspas,

tajando fieramente y desangrándose,

contra Gog y Magog defiende las murallas

de la ciudad de Dios.

 

Allá en Arezzo, Piero

pinta los triunfos de la Vera Cruz:

deshace Constantino las filas de Magencio.

A Heraclio el Santo Leño otorga el día

frente al furor del pálido Corroes.

 

El arte invierte en su engañoso espejo

Los términos confusos de la vida:

brilla la media luna sobre el Bósforo.

Mercaderes y cónsules y el Dogo encargan copias

de los libros de Valla.

Hay que aprender deprisa a ser antiguos.

 

Viento sobre las lóbregas colinas

Col. Visor de Poesía, nº 682

Visor Libros. Madrid, 2008.

 

 

 

 

TESTAMENTO EUROPEO

 

Serbios de Herzegovina,

tracios, ilirios, griegos,

pastores y labriegos

de la triste montaña bizantina:

 

Pueblos que al fondo de la historia hacina

un incendio incesante cuyos fuegos

propagan vanos, enconados, ciegos,

con recíproca y nunca extinta inquina.

 

He aquí vuestra herencia:

ejércitos de niebla y disensiones,

principados de eterna violencia,

 

cuchillos cachicuernos y leones.

Bajo negras estrellas, capitanes,

marchad hacia el confín de los Balcanes.

 

Renta antigua

Col. Palabra de Honor, nº 17

Visor Libros. Madrid, 2012.

 

Puta cara

Yo no les digo:

-Soy una puta cara.

Ellos lo saben.

Ni ellos me dicen:

-Yo soy un pobre rico.

Eso lo sé.

Puro teatro

vienen a mí buscando.

Puro te harto.

Cala de la Media Luna (II)

FOTO DE ICO JOAQUÍN