• Páginas

  • Archivos

  • septiembre 2012
    L M X J V S D
    « Ago   Oct »
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
  • Anuncios

Lo sagrado

Es una evidencia: en la católica España la religión católica ha caído casi tanto como el arte de la tauromaquia. Y ninguna otra religión ha ocupado su lugar. Con lo que tendremos que concluir que España, país con muchísimas tradiciones folclóricas de origen católico, es un país muy poco religioso.

Lo cual a mí ni me produce alarma ni me da pena ninguna.

Lo que sí me preocupa es constatar que vivo en una sociedad en la que los individuos tienden a creer que no hay nada que valga más que la propia vida. Porque una sociedad de “sálvese quien pueda” es una sociedad desmoralizada. En cualquier sociedad humana tiene que haber valores que están por encima del valor de la propia vida. Valores por los que cada individuo adulto esté dispuesto a sacrificarse sin límite ninguno si el caso lo requiere. Y ello sin pensar para nada en los dogmas de una religión, ni en la esperanza de un paraíso futuro. En una sociedad sana tiene que haber valores sagrados, valores que están por encima de la vida de los individuos.

Algunos dirán: “Sí; la libertad por ejemplo”. Y yo digo: de acuerdo; mientras me acuerdo de Miguel de Cervantes, nuestro mejor paladín de la libertad.

Otros dirán: “Sí; la democracia por ejemplo”. Y yo digo: de acuerdo; mientra me acuerdo de tantos luchadores que perdieron o arriesgaron su vida por la democracia en España a lo largo del siglo XX.

Y añadiría yo ahora: Sí; la familia por ejemplo. Porque sí hace falta recordarlo; porque a diario vemos o tenemos noticia de casos que provocan nuestra repulsa o que incluso nos horrorizan.

Una anécdota de este verano… Quedo con unos amigos –de los ”de toda la vida”- en un bar, a la hora del aperitivo, para echar una cerveza. Charlamos, bebemos… Y yo acabo mi vaso con cierto apresuramiento: “Me tengo que ir. Tengo que recoger a Hebe –mi hija de quince años-, que vamos a comer en casa de la abuela”… Y me pregunta mi amigo X: “¿La has dejado en el coche?” Por favor… ¿voy a dejar a mi hija en el coche para venir a beber cerveza con vosotros? Pero concebimos posible un disparate así.

Tampoco consideramos el trabajo un valor sagrado, aunque lo es. Si lo consideráramos tal, en esta pobre España pobre habría mucho menos paro.

Anuncios

Una respuesta

  1. Los valores sagrados son armas de doble filo, un ejemplo es el patriotismo norteamericano. En mi opinión, un buen valor sagrado, poco perjudicial, sería el concepto de “vive libre, muere en paz”, como dice la canción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: