• Páginas

  • Archivos

  • febrero 2013
    L M X J V S D
    « Ene   Mar »
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728  

Yo también pillé suspensos.

No muchos, no se crean. Exactamente tres, en los doce años que transcurrieron desde 1º de Bachillerato, para mí 1º de Latín y Humanidades, y 5º de Filología Románica. Por eso los recuerdo bien, porque fueron pocos.

El primero me llegó poco después de dejar el Seminario Menor de San Cecilio de Granada. Estaba en 5º curso, y con el visto bueno del cura párroco de mi pueblo, que me apadrinaba, en las vacaciones de Semana Santa, decidí no volver. Estábamos en la primavera del 68 –cómo olvidarlo- y yo tenía dieciséis años (inviertan el orden de los dígitos y sabrán los que ahora tengo).

Así que hablé con el Rector y le expuse mi decisión. Y mi petición de que me adelantaran los exámenes finales para poder presentarme a la Reválida Elemental o Reválida de 4º -los seminaristas perdíamos un curso en la convalidación-.

Los curas accedieron al adelanto de exámenes y, efectivamente, pude presentarme a la dicha y dichosa reválida.

Yo  iba bien preparado, y siempre había sacado muy buenas notas. Pero en la prueba del grupo de ciencias me llegó el cebollazo…

Finales de junio. Instituto Padre Suárez de Granada, viejo como un mausoleo, y un calor de derretirse hasta los muros de los edificios. Y ahora resulta que el examen de Ciencias toca por la tarde, a las cuatro. Mis tíos Antonio y María regentaban una portería muy cerca del instituto. Y la familia acordó que yo ese día almorzara con ellos, para ahorrar tiempo. ¡Y cómo almorcé! Se ve que ellos habitualmente comían muy bien, porque estaban gorditos y lustrosos, no como los parientes del pueblo. Y a mí me hicieron comer hasta gloria; y no aceptaban un ya no me cabe más: “¡Cómetelo, verás qué bueno está!… Y ahora un café, para que no te duermas en el examen.” Creo que fue el primer café de verdad que yo tomé en mi vida… Y cuando llegué al instituto, con aquel calor y aquel empancinamiento tan tremendo, con aquel torpor de la sangre y aquel hervor de los nervios… en fin, un desastre. Pero llegó septiembre; y aprobé sin problemas -¡y sin banquete!- aquel examen de problemas.

Y quede para otra ocasión el relato de los otros dos suspensos.

Anuncios

28 comentarios

  1. No sé por qué y hasta leer este enlace, siempre he dado por seguro que la portería que regentaban tus tíos Antonio y María estaba en las inmediaciones de la Plaza de Gracia. Por cierto, ¿quién era el rector del Seminario en tu época de 5º de latin y humanidades? ¿Tal vez Don Antonio Pérez Andrés?

    • Efectivamente, mis tíos Antonio y María fueron caseros de la Huerta de Gracia, lindante con el seminario, y a la que se accedía por la misma Plaza de Gracia. No sé cuántos años lo fueron. Quizá se habían pasado al otro trabajo antes de que yo ingresara en el seminario, o lo hiciedron al poco tiempo de andar yo por allí. Es probable que tuvieran que irse cuando la Huerta de Gracia se vendiera para solares. En cuanto al Rector Magnífico del seminario… a don Antonio Pérez Andrés lo sustituyó don Manuel Pérez (delgadísimo, pálido y calvo: pinta de asceta total); y a este lo sustituyó el moclineño don Santiago Hoces: él era el rector cuando yo abandoné aquellos sacros claustros custodiados por San Cecilio y por la Virgen de Gracia.

      • Me acuerdo perfectamente de Don Manuel Pérez Martinez, gran amante de Sierra Nevada y por supuesto de Don Santiago Hoces y de Don Ramón Rodriguez Rescalvo, a quienes debido a mi trabajo traté durante bastantes años en sus etapas de párrocos en la Virgen de Gracia. Depositaron en mí toda su confianza y de alguna forma fuí el encargado de velar por las finanzas de la parroquia, claro está, sin sueldo.
        Si encarta, en alguna oportunidad te haré algún comentario al respecto.

      • Antonio perdona que haya confundido a tus padres con tus tíos en el post que he colocado más abajo. Hasta hoy creía que eran tus padres. Recuerdo perfectamente el día que te marchaste del seminario. Para mi fue una auténtica sorpresa y despertó algo de envidia.

      • Antonio Gonzales, eres del curso de Teodoro Aguilera o de otro de Gojar Quiles Santaella? si lo eres yo te recuerdo como un compañero noble y bueno que en algún que otro recreo estando en cuarto te pedía ayuda para que me explicaras matemáticas y lo hacías con mucho gusto. Cuantas veces yo he referido eso a mis hijos como un ejemplo.

      • Recuerdo cuando nos subíamos a las tapias y veíamos la huerta de Gracia y era como respirar un poco de libertad y de ver un poco más ver pasar los coches por la Redonda. Aquel salón de estudio frío en donde escuchábamos por la mañana la meditación del Padre espiritual. Eran tiempos que nos forjaron mucho de lo que somos.

      • Contesto a tus comentarios con la entrada que hoy acabo de colgar en este blog. Espero que la leas, y que me corrijas, y que hagas las precisiones u observaciones o añadidos que te dé la gana. Un abrazo.

      • Si, ese apocado y piadoso era yo; todo tenía sus causas de ser, yo nací en familia poco católica y lo no que no tenía lo añoraba,  en esos tiempo leí a S.Francisco y contra la voluntad de mis padres me fui a los Franciscanos, eran todo lo contrario, profesores que habían estudiado en Alemania, Italia.. con carreras de sicología, más de la teología de la liberación.   Yo que a todas quería ser fraile pase muchas pruebas, mucho deporte, y nada de beatería. Terminado Preu me mandaron a mi casa, pero ni por esas, en el prenoviciado y noviciado trabaje en el campo de Jerez ect. pasé a la Facultad de Teología de Granada me invitaban a salirme y yo duro, gracias a que me obligaron a salirme estoy casado con cuatro hijos y trabajo en H.V.de las Nieves de Granada en el departamento de compras, jamás hubiese pensado en eso, en abril me jubilo y estoy contento con mi trabajo.   Sigo en la Iglesia y tengo un hijo religioso en Argentina.   Teodoro Aguilera Martínez era de Albolote, pecoso y con los ojos muy azules, José Antonio Villarraso era de Jayena mi pueblo, a Argüelles de Illora lo veo algunas veces. Veo que te acuerdas de casi todos, la última vez que estaríamos juntos fue el verano que fuimos andando desde Orgiva hasta Portugos, yo que he hecho muchos campamentos veo lo aburrido que fue aquel recordándolo  el cura que había me dijo “que aburrios estabaís”.    Los frailes me hicieron un hombre fueron los mejores días de mi vida, unos compañeros con muchas ganas de disfrutar, hablábamos de chicas, de futbol de lo que habla un muchacho, los seminaristas estudiaban el colegio que tenían en Martos, colegio concertado con compañeros externos. Te digo que esto me costó pero estoy contento. Dios quiso que pasara por allí no para ser fraile, de otra manera hoy no sería como soy.       Un abrazo Antonio, me he acordado muchas veces ti, me ayustes.

      • Compañero, amigo, hermano GP (como las motos de competición):
        Cuánto me es grato tu atento, presto y preciso comentario. Y qué bonitas las cosas que aquí cuentas. Supongo que te vas a jubilar al cumplir los 65. Deseo que esa nueva etapa de tu vida, ya tan cercana, te resulte rica, estimulante, activa y venturosa. Y ojalá tuviéramos algún día una gran reunión de antiguos compañeros.
        Un fuerte abrazo.

  2. ¡¡Qué años aquellos” En aquél año 68 ya hacía tres años que yo había dejado el Seminario y me encontraba cursándo 3º o 4º de bachillerato -no recuerdo bién- en el Instituto Juan XXIII del Zaidín, y además gozaba de mi primer amor, Encarnita, mi novia de Monachil a la que aún recuerdo con bastante cariño y entrañable afecto.

  3. Citan ustedes a profesores que conocí y me dieron clase en el Seminario, don Antonio (Rector), don Manuel Perez (profesor de latín), etc., sin embargo a mí me gustaría tener noticias del que fue padre espiritual, don Manuel Picazo, ¿Me podrían dar algunos datos sobre qué fue de este sacerdote? Gracias.

    • Creo recordar que el primer apellido de don Manuel era Prados: don Manuel Prados Picazo. Yo no he tenido ninguna noticia de él desde que dejé el seminario; ni interés por tenerla. Pero tampoco rencor contra su persoa, ni cualquier otro sentimiento negativo. Mis recuerdos de él, que no son pocos, tienen plena cabida en mi respeto, mi coprensión y mi gratitud. Mis críticas ya las aventé en aquellos tiempos, cuando mi vida de seminarista era todavía una experiencia reciente.

    • D.Manuel Pérez también fué rector después de D. Antonio y el padre espiritual era D. Manuel Prados.

    • De Don Manuel Prado recuerdo sus meditaciones matinales y sus constantes llamadas a la castidad, así como de los enormes castigos que no esperarían después de la muerte si no cumplíamos con ella. Sin embargo, desde la distancia y tranquilidad emocional que dan los años, guardo un buen recuerdo.
      Continuó siendo capellán del convento que había en la calle de Gracia y después vivió en la residencia que había junto a la iglesia del seminario. Creo que permaneció en ella hasta que murió.

      • Compañero Joaquín (antiguo compañero, si lo prefieres), he hecho rastreo por mi memoria y por tu web, pero sin éxito. Lo lamento. ¿Éramos del mismo curso? ¿Cuántos años estuviste tú en el Seminario Menor de Granada? En cualquier caso, mis mejores deseos para ti; y mi felicitación, ya que tienes una gran carrera y ejerces una utilísima profesión.

      • Antonio es normal que no te acuerdes. Si yo me hubiera tenido que guiar por tu foto actual, realmente nunca hubiera dicho que eras tú. ¡¡Hemos cambiado tanto!!. Sí, yo era de tu curso y continué un par de cursos más en seminario después de que tu te salieras. Por si te sirve como recordatorio, te diré que yo me juntaba bastante con Haro Campos (quera de tu pueblo ¡no?), Rafael Muriel González, Román Martínez Fernández de Castro y era paisano de Brígico Bazán Aguado. Fui delegado de curso en segundo de bachillerato
        De todas formas, me ha encantado volver saber de ti.
        Aunque tengo tres hijos, la más pequeña también está haciendo psicología en Granada y actualmente de Erasmus en Italia.
        Un abrazo

      • José Antonio Haro Campos y yo no somos paisanos, pero casi: él es de Dílar y yo de Gójar. Me lo encontré un día de este verano (hacía muchos años que no nos veíamos) y charlamos un rato.
        Quizá habría que montar un foro o algo así, con fotos de las que conservemos, de Antiguos Seminaristas del Seminario Menor de San Cecilio de Granada en la Década de los Sesenta. Y activar los recuerdos.
        Un abrazo.

      • Antonio, la idea del foro o abrir algún perfil en Facebook, se me ocurrió hace algún tiempo. Se lo planteé a Román (esta de párroco en una iglesia del Zaidín) y a Brígido, ya jubilidado (ha sido profesor de historia en Linares). Incluso se vio la posibilidad de indagar por si alguno conservaba algún libreto de los que nos daban al iniciar el curso con las direcciones, al menos para recordar los nombres y apellidos. Pero la idea no fraguó.
        Por mi parte, me encantaría. Creo que Rafal Mingorance (de Lanjarón), que está de médico de familia en Cartuja, conserva muchísimas. Sería muy interesante.
        Espero tu respuesta

      • Algo habría que hacer.
        Yo voy a intentar informarme sobre las posibilidades, pero no tengo ninguna experiencia de Facebook ni de ninguna otra red social. Lo único que he manejado en Internet ha sido este blog, aparte consultas, lecturas y búsquedas varias, como todo el mundo.
        Pero sí, algo habría que hacer. Fuimos seminaristas en los sesenta del siglo XX, ha pasado medio siglo y ahora somos nosotros los que andamos por los sesenta. Hagamos algo, o pronto será tarde.

      • Antonio, tal como insinuastes, he creado un facebook sobre el Seminario Menor, aunque he dudado bastante, ya que uno de mis compañeros de curso esel “desgraciadamente famoso” Román Martinez Velazquez de Castro.
        La dirección es: https://www.facebook.com/profile.php?id=100006675648574

      • A ver qué puedo ver. Y hacer. Sigamos en contacto.

      • Echad un vistazo aquí:

        https://www.facebook.com/groups/1426207534310103

        Varios compañeros de un curso inferior al vuestro estamos aquí localizados: Bonilla,Román Medrano, Moles de Cara, Andrés González, etc

        Yo soy Pérez Abad, y todo lo que reflejáis en este blog lo he vivido; vuestros nombres me son muy familiares; y, a pesar del tiempo transcurrido, lo sigo sintiendo cercano…Ahora mismo sigo en activo, en el Padre Suárez de Granada.

        Un abrazo!

  4. Hola,

    He visto esta entrada buscando si había información en internet de la labor como misionero, profesor, etc. de mi tío. He pensado que sería conveniente avisar al autor del blog y a sus lectores, ya que habláis de él en comentarios, que Don Manuel Pérez Martínez ha fallecido este medio día.
    Son en estos momentos cuando se hace más dura aún si cabe la vida del emigrante…
    Un saludo.

    • Lu, durante mi estancia en el seminario, para mi su tio fue un santo. Sin ser psic’ologo ni pedagogo, comprend’ia el alma infantil mejor que todos los superiores juntos. Estoy seguro que nos espera en el Cielo. Por la tonteria de un chiste verde que conto nuestro compañero Alberto Sanchez, en donde yo estaba, mientras los demas querian que nos expulsaran el, como rector, se opuso.
      PD. Mi tablet no tiene acentos. Pido disculpas.

  5. Recuero a su tío, don Manuel, como uno de los mejores profesores que
    tuve en mis estudios de enseñanza media. Sus clases de latín durante cuatro cursos (1956-1960), me permitieron destacar en esta materia en mis años posteriores en Bachillerato. Cordial, ocurrente, simpático
    en recreos, excursiones y tiempo libre. Sumamente riguroso en las clases y tiempos de estudio, con ocasionales ocurrencias que nos hacían caer de risa, pero muy de tarde en tarde.Puntual, madrugador y
    muy preparado. Si es usted su sobrino, tal vez recuerde el estribillo de este anuncio que escuch’abamos en la radio en Navidad y que al volver de vacaciones le cant’abamos en el patio de recreo:
    “C’omprelo, c’omprelo, dec’idase ya.
    Lleve usted a su hogar un R C A.
    Este mes, si señor, cr’edito tendrá.
    Compre pues, de una vez, un R C A”
    (Voz de locutor: PEREZ MARTINEZ HERMANOS, GANIVET,4)
    Dej’e de ver a su tio en 1960.

    Me he jubilado recientemente en C’adiz como profesor de Matemáticas en un instituto tras 40 años de ejercicio y un muchas ocasiones me he preguntado, ante las muchas dificultades que plantea nuestra profesión en estos tiempos, qu’e habría hecho ‘el en las mismas circunstancias. Descanse en paz “don Manuel”, excelente profesor y magnífica persona. No sab’ia que hab’ia continuado su ministerio como misionero. Si le es a usted posible, cu’enteme algo de esta etapa. Mi sentido pésame y un cordial saludo.

    P.S: Disculpe las “tildes” del escrito. Este viejo ordenador las coloca donde le parece.

  6. Soy Joaquín Díaz Atienza, no se si alguien puede acordarse. De quién sí me acuerdo es del Blogero y de sus padres de verlos cuando venían al Seminario, o al pasar por la puerta del bloque en donde estaban de porteros.
    Quiero expresar al sobrino de D. Manuel mi más sincero pésame. D. Manuel era una de las personas más justas de las que he conocido en mi larga vida. Me he acordado de él infinidad de veces, incluso más de una vez lo he buscado a través de Internet.

  7. Ayer dejé un comentario y una invitación para que os suméis a una cuenta que tenemos en facebook varios compañeros de un curso inferior al vuestro…parece que se ha borrado, o bien no ha pasado el “filtro” del moderador…Una pena.
    Miguel A. Pérez Abad – Seminario Menor 1965-1971

    • Lamento el retraso y bienvenida de estos comentarios. A veces me desconecto de Internet por unos días (una especie de ejercicios espirituales de los de entonces). Veremos con atención las publicaciones de ese grupo de Facebook. Un fraternal abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: