• Páginas

  • Archivos

  • marzo 2013
    L M X J V S D
    « Feb   Abr »
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031
  • Anuncios

Entorno de la playa

FOTO DE ICO JOAQUÍN

Entorno de la playa

Anuncios

Una jornada diferente

Comienza con concursos

como el de Ortografía…

Grato ambiente y anécdotas.

Y ganadores de valía.

Luego, guardia en la puerta.

Charla amena de profes al arrullo de chopos

que acaban de estrenar la primavera.

Y anécdotas que callo.

Y paseo, y recreo. Y acrosport. Estos chicos

son artistas de circo. Del circo de ese sol que nos inunda.

Y más bailes. Yo nunca

había visto a la Pantera Rosa

(a la Pantera Verdadera) hasta esta mañana.

Y alumnos que se fueron:

alumnos no olvidados que nos vuelven

al olor de la fiesta.

Y cuánta gentileza en los saludos

de cuantos van felices deambulando

fuera de la camisa de fuerza de las aulas.

Y mandalas expuestos: maravillosos universos

de cartulina y cera.

E Historias de la Música preciosas.

Y colegas que ganan en reñidos partidos

(pinfuvote: un deporte moderno y arriesgado).

Y anécdotas que callo porque aquí no cabrían.

Mi alumno JM, que me planta

rico plato en las manos y me dice

de quién es la tortilla. Y yo no le pregunto

de quién es lo demás, delicioso igualmente.

Y la Vice, que al verme con el plato,

se aparta un poco y en seguida torna

trayéndome un buen vaso de cerveza fresquita

-¡sin alcohol, por supuesto!-.

E Iván, que juega un maratón de fútbol

y, al terminar, me dice:

“Esta tarde entreno con mi equipo”.

Y saludos, y más conversaciones.

Muestras de cortesía

que emocionan de veras.

Anécdotas, anécdotas y risas.

La primavera, en su segundo día,

ha sido esplendorosa.

¡Ah! Y la Feria del Libro,

en la que me he comprado, con descuento,

dos libros, cuyos títulos

suman un gran poema:

Todo lo que era sólido…

Después del terremoto.

Conocer el final

A Daniel Moreno López,

ayer alumno del insti y hoy legum peritus.

 

Nos atraen más los principios que los finales, los nacimientos que las muertes. Pero, en el caso de las obras de arte, especialmente para mí del arte literario, las consideramos perfectas, como deben ser, cuando nos atraen sus principios, sus medios y sus finales. Cierto que si yo voy a una librería y cojo entre mis manos una novela que presumo prometedora, casi seguro que me voy derecho a leer el arranque, la primera o primeras páginas. Y no es raro que ese arranque me seduzca hasta el punto de no volverla a soltar sino en la caja, para pagarla una vez que la cajera –o el cajero- me formule el importe.

Las obras maestras de la literatura española, esas por las que siento devoción y que he leído unas cuantas veces, casi en cualquier momento las abriría por cualquier parte y me pondría a leer.

Por eso me choca el infantilismo, la torpe ingenuidad con que algunos se acercan a una obra consagrada por la crítica, a veces por la crítica de varias generaciones o de varios siglos, abominando de que alguien les fuera a revelar algún dato que aparece al final de ese libro. “Ya hace tiempo que deberías conocerlo. Y ya que no, ¿por qué no ahora? Cualquier momento es bueno para conocer. Máxime para saber algo de una obra de la que lo que esperas es que te maraville tanto que, al acabar la última página, ya estés pensando en programar su relectura”.

No son las obras maestras del arte literario, o cinematográfico, o escénico, o musical, las que pierden nuestro interés una vez que conocemos su final. ¿Deja de interesarnos la Novena de Beethoven una vez que hemos escuchado, entusiasmados y sobrecogidos, su cuarto movimiento?

El final que no conocemos, y está muy bien que no conozcamos, es el de nuestra propia vida. Vivimos el presente, recordamos y aprendemos del pasado, proyectamos para el futuro, pero nunca conocemos nuestro final: si acaso, en el instante de producirse. Ni siquiera los suicidas, los que tienen no tentaciones de suicidarse, sino la determinación necesaria para tal crimen. Así, don Ramón Villaamil, el pobre Villaamil, fracasado en todo y hartísimo de todo, en el último instante todavía teme que le falle también aquel revólver que ya toca su cabeza. Pero no…

Retumbó el disparo en la soledad de aquel  abandonado y tenebroso lugar; Villaamil, dando un terrible salto, hincó la cabeza en la movediza tierra, y rodó seco hacia el abismo, sin que el conocimiento le durase más que el tiempo necesario para poder decir: “Pues… sí…”

Espero que me perdonen, si les es posible, y si nunca han leído esta novela. Porque acabo de copiarles el último párrafo de Miau, de Pérez Galdós. Y ya solo puedo disculparme con lo que ahora añado… Hace muchos años que leí por primera vez ese final. Pero con mucho gusto, con entusiasmo renovado, de disponer ahora mismo de tiempo, retomaría esta novela desde su bucólico principio:

A las cuatro de la tarde, la chiquillería de la escuela pública de la plazuela del Limón salió atropelladamente de clase, con algazara de mil demonios.

Discurso de despedida (oratio imaginaria)

Exordium

Espero que este discursillo me salga bien: llevo bastante tiempo preparándolo.

Narratio

Queridos compañeros y compañeras, queridas autoridades de la mesa presidencial:

Os hago saber, no que me jubilo: eso ya lo sabéis; sino que me jubilo con júbilo. Me retiro con un grado de salud suficiente como para dedicar muchas horas vivas al cultivo de unas cuantas aficiones que me han acompañado toda la vida: amantes a las que me habría gustado entregar una parte mayor de mis energías. Energías que, sin embargo, iba devorando con ansia la legítima, o sea, el ejercicio de la profesión, el trabajo del instituto.

Me jubilo con júbilo, pero también con pena… Toda mi vida he procurado, con empeño y dedicación, ser un profesional competente, un buen profesor de instituto. Y estoy convencido de que aún tengo energías y facultades y ganas para seguir siéndolo. Pero, como muy bien sabéis y muy duramente sufrís, a nuestra profesión se le han ido adhiriendo tareas espurias que la empecen, la entorpecen, la dificultan y la degradan. De modo que tengo que aceptar que, para ejercer la profesión en las presentes condiciones, ya no me quedan fuerzas.

Peroratio

Por tanto me despido. Os abrazo a todos y me marcho.

Ojalá muy pronto los que ejercen el poder político reaccionen, se den cuenta del estado ruinoso al que han llevado a la juventud de este país y, por ende, a la sociedad entera; y se pongan de acuerdo los representantes de los distintos partidos para dar un golpe de timón que reoriente la nave educativa.

Y ojalá en muy poco tiempo la sociedad, consciente de nuevo de vuestra alta misión, os devuelva el prestigio que ahora os niega, el reconocimiento que ahora os escatima, la gratitud que siempre os merecéis.

Queridos amigos que aquí quedáis, que dais aquí tanto: yo os digo con el verso de Machado: “conmigo vais, mi corazón os lleva”.

Trinidad musical

Bach nos dio la música de Dios;

Mozart, la de los niños;

y Beethoven nos dio la de los hombres.

Burocracia integrista

Es la que rige

en nuestra suciedad educativa

con esta norma:

Que no son lo importante las personas;

que lo importante

son los papeles.

Nevó en nuestro pueblo

FOTO DE ICO JOAQUÍN

Nevó en nuestro pueblo