• Páginas

  • Archivos

  • marzo 2013
    L M X J V S D
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031

Discurso de despedida (oratio imaginaria)

Exordium

Espero que este discursillo me salga bien: llevo bastante tiempo preparándolo.

Narratio

Queridos compañeros y compañeras, queridas autoridades de la mesa presidencial:

Os hago saber, no que me jubilo: eso ya lo sabéis; sino que me jubilo con júbilo. Me retiro con un grado de salud suficiente como para dedicar muchas horas vivas al cultivo de unas cuantas aficiones que me han acompañado toda la vida: amantes a las que me habría gustado entregar una parte mayor de mis energías. Energías que, sin embargo, iba devorando con ansia la legítima, o sea, el ejercicio de la profesión, el trabajo del instituto.

Me jubilo con júbilo, pero también con pena… Toda mi vida he procurado, con empeño y dedicación, ser un profesional competente, un buen profesor de instituto. Y estoy convencido de que aún tengo energías y facultades y ganas para seguir siéndolo. Pero, como muy bien sabéis y muy duramente sufrís, a nuestra profesión se le han ido adhiriendo tareas espurias que la empecen, la entorpecen, la dificultan y la degradan. De modo que tengo que aceptar que, para ejercer la profesión en las presentes condiciones, ya no me quedan fuerzas.

Peroratio

Por tanto me despido. Os abrazo a todos y me marcho.

Ojalá muy pronto los que ejercen el poder político reaccionen, se den cuenta del estado ruinoso al que han llevado a la juventud de este país y, por ende, a la sociedad entera; y se pongan de acuerdo los representantes de los distintos partidos para dar un golpe de timón que reoriente la nave educativa.

Y ojalá en muy poco tiempo la sociedad, consciente de nuevo de vuestra alta misión, os devuelva el prestigio que ahora os niega, el reconocimiento que ahora os escatima, la gratitud que siempre os merecéis.

Queridos amigos que aquí quedáis, que dais aquí tanto: yo os digo con el verso de Machado: “conmigo vais, mi corazón os lleva”.