• Páginas

  • Archivos

  • junio 2014
    L M X J V S D
    « May   Jul »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    30  
  • Anuncios

Frutos secos

Unos tostados en sal,

otros en propio dulzor,

todos brindan su sabor

estimulante y cordial.

No nos librarán del mal

que la vida nos inflige.

Tampoco se les exige.

Bastará con que nos den

su gustoso y parvo bien

a la vez ósculo y dije.

Anuncios

Estado laico

Vi y oí, por la tele, en directo y con la mayor atención, el discurso de la proclamación de Felipe VI, precedido del preceptivo juramento ante las Cámaras y ante toda la Nación. Y ahora mismo acabo de leer, en uno de los archivos de mi ordenador, ese mismo discurso.

También, desde el día de la proclamación, he oído y leído numerosos comentarios. Participaré ahora en ese ámbito de las opiniones tratando de un único punto; uno sobre el que no he encontrado nada en ningún comentario de los oídos o leídos.

Se trata de una significativa ausencia: la religión, sea en forma de creencia del propio Rey, o en forma de las supuestas creencias o confesiones a que se acogen los ciudadanos. Ni en el discurso del Rey ni tampoco en el juramento previo. Ausencia, insisto, muy significativa.

Comparémosla con la presencia palmaria y central de la fe religiosa en el discurso de proclamación del Rey Juan Carlos I, el 22 de noviembre de 1975:

Pido a Dios su ayuda para acertar siempre en las difíciles decisiones que, sin duda, el destino alzará ante nosotros. Con su gracia y con el ejemplo de tantos predecesores que unificaron, pacificaron y engrandecieron a todos los pueblos de España, deseo ser capaz de actuar como moderador, como guardián del sistema constitucional y como promotor de la justicia.

[…]

El Rey, que es y se siente profundamente católico, expresa su más respetuosa consideración para la Iglesia. La doctrina católica, singularmente enraizada en nuestro pueblo, conforta a los católicos con la luz de su magisterio. El respeto a la dignidad de la persona que supone el principio de libertad religiosa es un elemento esencial para la armoniosa convivencia de nuestra sociedad.

Naturalmente, “el principio de libertad religiosa” de que habla el Rey quedó recogido en la Constitución de 1978:

Artículo 14

Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Artículo 16

1. Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley.

2. Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias.

3. Ninguna religión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y demás confesiones.

Quizá debiera estar redactada con más firmeza la segunda parte del punto 1: las confesiones religiosas estarán sometidas a las leyes del Estado. Y, en cuanto a las “relaciones de cooperación” que recoge el punto 3, debería quedar más claro que afecta solo a temas tangenciales, no confesionales o doctrinales. Aparte de eso, también veo un generalizado incumplimiento del punto 2 por parte de los mismos poderes del Estado: nada más solicitar un niño -o sus padres- el ingreso en una escuela o instituto público, lo están obligando a cumplimentar un formulario en el que le preguntan acerca de su religión o carencia de religión.

Saquemos, de una vez, la asignatura de Religión de los centros educativos estatales. ¿Qué esperan los partidos políticos de izquierdas -y los de derechas- para defender un laicismo activo y definitivo, un nuevo concordato con la Santa Sede y un nuevo acuerdo con las autoridades religiosas de cualquier confesión?

Secundemos todos la actitud del nuevo Rey: la religión pertenece a la esfera de lo privado; y el Estado ni promociona ni persigue.

Para terminar, conste que yo, aunque dejé de ser creyente cuando aún no había llegado oficialmente a la mayoría de edad, tengo ahora la impresión de que con mucha frecuencia la gente ha ido dejando de creer en los dioses -o en Dios- para empezar a creer en fantoches de quitaipón.

El año

Quiero hacer un soneto que suene todo el año:

en el viento de marzo y en la lluvia de abril,

en la risa de mayo, de esplendor juvenil,

y en la fuente de junio, la de canoro caño;

 

en el tórrido julio, que nos arroja al baño,

en el mágico agosto, el de áureo perfil,

en el frutal septiembre, el de aroma sutil,

y en el ceñudo octubre, que nos forra de paño.

 

Un soneto que cante el noviembre hogareño,

y diciembre que junto al fuego nos apiña

y con vino y con leña nos contenta y apaña;

 

y el enero: otra jarra y a la lumbre otro leño

mientras la nieve cubre el monte y la campiña;

hasta que al fin febrero va aflojando su saña.

El gran Gabo

 

Últimamente he pasado algunas horas dedicado a la lectura de García Márquez. Entre otras obras, acabo de leer, por primera vez, Vivir para contarla. Esto, y que una de las dos opciones del examen de Lengua de Selectividad -anteayer, día 12 de junio, Andalucía- haya sido un pasaje de Crónica de una muerte anunciada, me dan ocasión para anotar aquí algunas consideraciones. Y, para no extenderme, enumero:

1. Cuando uno ha leído mucho a un autor, es muy difícil que la presencia, por muy poderosa que sea, de sus personajes -entre ellos los narradores- nos haga dejar de oír la voz personal del autor.

2. Cuando hablamos de un gran escritor, no necesariamente estamos hablando de un gran hombre -“No hay gran hombre para su ayuda de cámara”-. Aunque, ¿qué es un hombre sino su obra?

3. La vocación, el afán de ser, por encima de todos los obstáculos, escritor, llevan a García Márquez a vivir una juventud que yo calificaría de heroica.

4. Es de su juventud, y bastante menos de su niñez -y siempre de su país-, de lo que nos habla García Márquez en Vivir para contarla. La narración se acaba en el verano de 1955, cuando el escritor tiene veintiocho años, y vuela por primera vez hacia Europa.

5. Uno de los rasgos que más se hacen notar en Vivir para contarla es el entramado que forman vida y obra: continuamente este relato de la vida nos está remitiendo a pasajes, personajes, lugares de la obra.

6. García Márquez rehuyó tanto los diálogos en su obra -técnica en la que confiesa no sentirse seguro- como amó las largas conversaciones con sus amigos. Compensó esa ausencia de diálogos con la selección, por parte del narrador de turno, de frases lapidarias que aparecen en boca de los personajes.

7. Y, como el narrador es personaje, también este encuentra oportunamente la ocasión de “retorcerle el cuello” a la lógica aristotélica y de mantener al lector en el mundo de su lógica mágica, como podemos apreciar en el remate del párrafo que a continuación, como broche de oro, copio:

 Mi último recuerdo de la casa de Cataca por aquellos días atroces fue el de la hoguera del patio donde quemaron las ropas de mi abuelo. Sus liquiliques de guerra y sus linos blancos de coronel civil se parecían a él como si continuara vivo dentro de ellos mientras ardían. Sobre todo las muchas gorras de pana de distintos colores que habían sido la seña de identidad que mejor lo distinguía a distancia. Entre ellas reconocí la mía a cuadros escoceses, incinerada por descuido, y me estremeció la revelación de que aquella ceremonia de exterminio me confería un protagonismo cierto en la muerte del abuelo. Hoy lo veo claro: algo mío había muerto con él. Pero también creo, sin duda alguna, que en ese momento era ya un escritor de escuela primaria al que sólo le faltaba aprender a escribir.

Gabriel García Márquez, Vivir para contarla (cap. 2, pág. 121)

Ed. Círculo de Lectores. Madrid, 2002

¿Quién es La Susana?

Quienes la veneran

como reina mora

de Wadi Al Kabir

la llama SULTANA. 

A los que les gusta

para un colegueo

de porros y eso,

la llaman SURMANA.

Los enchufadillos

y tiralevitas

de baba colgante

la llaman SUAMA.

Quienes han creído

que va a hacer reformas

que traerán mejoras

la llaman SUBSANA.

Los que temen que

se ponga de malas

y los deje en seco

la llaman SUSAÑA.

Los que están seguros

de que a Andalucía

sacará del pozo

la llaman SURSANA.

Todos los chupópteros,

sean cerdos o grillos,

al pezón colgados

la llaman SUMAMA.

Los que ven barruntos

de que a los corruptos

va a favorecer

la llaman SUSARNA. 

Los aprebendados

con cargos y sueldos

de un montón de pasta

la llaman SULANA. 

-¿Tú cómo la ves?

¿Tú cómo la llamas?

-Criada en palacio.

Testas coronadas

fueron sus padrinos.

Princesa de casta,

hembra poderosa,

REINA DE TRIANA.

A la suspicaz vecina

Gaviota que alborotas

el barrio con tus graznidos…

¡Qué bien si no hubiera nidos

aquí de las gaviotas!

Amenazas y acogotas

al pacato vecindario

por tu parco parvulario,

que sientes amenazado.

¡Lo tienes amenizado

a costa de nuestro erario!

Pruebas de Madurez

Acabado el curso de 2º de Bachillerato, mi hija Hebe se dedica en estos días a estudiar para las pruebas de Selectividad. Y recuerdo que algo parecido me tocó realizar a mí hace casi medio siglo. Aunque aquellas tenían otro nombre: pruebas de Madurez; y el curso que las precedía se llamaba Preuniversitario (Preu).

Me examiné en septiembre…

Hace algún tiempo, conté en esta certepática ventana la experiencia de mi primer suspenso académico. El segundo de ellos fue la causa de que me examinara de Madurez en septiembre: en septiembre del curso anterior, alumno yo libre de 6º de Bachillerato, caí en Griego.

No conocía, lo cual es lógico, a la profesora que vigiló y corrigió. Y hoy, aparte del suspenso que me endiñó, nada recuerdo de ella. Mejor dicho, me acuerdo un único detalle de su persona: que llevaba las piernas sin depilar. Lucía unas cerdas montunas que no auguraban nada bueno. Y me suspendió. Supongo que no sería por mirarle indiscretamente las piernas, falta en la que yo, exseminarista y catetillo en ejercicio, bien (o mal) pude haber incurrido.

El caso es que ello me obligó a ser alumno oyente, no matriculado, del curso Preuniversitario, en el Instituto Padre Suárez de Granada. Compartí, por cierto, esta peculiaridad académica de “la libertad” con varios compañeros rebotados del Seminario Virgen de Gracia: por aquella época los seminarios españoles estaban sufriendo una severa desbandada.

De la profesora de Griego de aquel Preu, sí que me acuerdo: doña María Gracia Lazcano, competente, encantadora, norteña afincada en Granada, vocacional de la enseñanza, entusiasta de Homero y de los aqueos, de una elegancia inspirada en (o por) la mismísima Atenea.

No me tuve que volver a examinar del Griego de 6º: tenía un sobresaliente en el de Preu, que se haría oficial en septiembre. Y en septiembre sí: las pruebas de Madurez; acabadas con un éxito paradójico: porque yo seguía estando verde, verde, verde.