• Páginas

  • Archivos

  • junio 2015
    L M X J V S D
    « May   Jul »
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    2930  

No hay educación sin libertad

Por una parte, me siento el menos indicado para hablar de educación: “Tú ya te has ido. Deja a los que aún continúan en la briega la búsqueda de soluciones”.

Por otra parte, me sigo sintiendo parte del tinglado, porque la docencia es un sacramento que imprime carácter, como el sacerdocio: “Toma el boli y escribe. Coopera de alguna forma, siquiera de esa tan cómoda, para que la cosa -la casa- vaya a mejor”.

Creo que las vivencias más penosas durante los últimos años de instituto surgieron enfangadas en el agobio por la falta de libertad.

Falta de libertad para los profesores a la hora de impartir sus materias. ¿Por qué se nos exige tanta preparación, tanto magisterio, tanta autoridad profesional, si se nos va a seguir tratando hasta el último día como a sospechosos de ignorancia, torpeza y haraganería?

Falta de libertad para los alumnos, a los que se recluye cada día en el instituto como si este fuera una cárcel. ¿Cómo se les puede prohibir ir a los servicios incluso en el descanso entre clase y clase? ¿Cómo se les puede prohibir que vayan a su casa durante el recreo, si viven a cinco minutos del centro? ¿Cómo se les puede prohibir que se queden estudiando en la biblioteca, o en un banco del pasillo, en lugar de ir a la siguiente clase, en la que, lo saben, van a perder el tiempo? Porque se han quedado rezagados en Matemáticas y no se enteran de nada; porque sienten antipatía por el profesor de Historia y creen que aprovechan mejor la hora si la dedican al estudio del libro de texto; porque están hasta las narices de análisis morfosintáctico en las clases de Lengua y Literatura.

Si queremos una sociedad de ciudadanos libres y responsables -¿cómo se le puede exigir responsabilidad a quien previamente no se le ha reconocido el derecho a la libertad?-, comencemos por tener unos institutos de educación secundaria en los que la libertad y la responsabilidad sean pilares imprescindibles, ya que sin ellos el edificio se desploma; y, sin institutos, las ciudades son páramos; y, sin ciudades, los países no son sino la selva.

Anuncios

Una respuesta

  1. Creo que es un tema delicado. En primer lugar, creo que está usted en una situación muy apropiada para hablar del asunto: ha recorrido todo el camino, y ahora además lo observa desde otro punto de vista situado en un plano superior (la cima), de forma que sabe de lo que habla, y además puede permitirse meditar en el asunto con la ventaja de no sufrir el “estrés” propio de desempeñar la tarea.

    En segundo lugar, libertad. A la vista está que muchas personas no saben cómo manejar la libertad. Probablemente ese es el motivo por el cual se realizaron tantas inflexibles prohibiciones en el pasado: das la mano y te cogen el brazo. La historia de siempre. La siempre repetida condición humana, por la que pagan justos por pecadores (yo también recuerdo haber tenido que decir más de una vez “¡pero si desde aquí veo mi casa, no voy a escaparme ni nada extraño, tengo que entregar una lámina!”).

    Pero como siempre, se elige la opción fácil. Sucede lo mismo con los semáforos: los semáforos son contraproducentes: saltarse un semáforo en una recta con total visibilidad de madruga aunque no haya ni un alma es ilegal. Eso es matar mosquitos a cañonazos. Pero claro, así de férrea debe ser la ley, porque es actualmente, y la calle está como está, de no haber ley alguna, sálvese quien pueda. Pero eso es otro asunto.

    En tercer lugar, libertad, para el personal docente. Más de lo mismo. Recuerdo con alegría cuando, por ejemplo usted, hacía un excurso en clase, y hablaba acerca de algún tema relevante no incluido en el temario. También aprendí de esas exposiciones “off-topic”, tanto suyas como de otros profesores.

    Pero por otro lado, me vi obligado a apuntarme a clases particulares de dos asignaturas, de cara a los exámenes de selectividad, dada la incompetencia de ciertas personas. En ese caso me alegro de que haya poca libertad, y que además se cuestione la capacidad del profesor. ¡Demasiado poco se cuestiona!.

    Pero claro está, son casos concretos, son los malos de la película, y no está bien generalizar por culpa de unos pocos, aún más sabiendo que lo malo no es que ellos fallen; es que el sistema actual permita que esos individuos se filtren en las aulas. No les culpo a ellos, que no son más que personas que lo único que están haciendo es sobrevivir, ganarse el pan de cada día, aunque sepan que no están verdaderamente cualificados, pero mejor eso a pasar hambre.

    Concluyendo, coincido en que la libertad es necesaria en la educación, pero únicamente podría llevarse a cabo en una sociedad que permita dicha libertad. A partir de aquí podemos adentrarnos en Un Mundo Feliz de Aldous Huxley, la tozudez humana, o cualquier otro tema similar que en definitiva es lo mismo de siempre y que yo resumo en:
    convertir el mundo actual en un paraíso es muy fácil, lo complicado es que todo el mundo se de cuenta de lo fácil que es.

    Pero vaya a tomarse un café a cualquier sitio, y observe, observe durante cinco minutos… Aún queda mucho. Y lo peor no es el problema, lo peor es no ser consciente de que se tiene un problema.

    Todo esto puede sonar muy tremendista, pero la realidad es que después no pasa nada -hasta que pase-. Así que, como dice la canción, “Viva Dios, que nunca muere, y si muere, resucita”.

    Buen fin de semana, y gracias por hacernos pensar acerca de cosas que vemos y sabemos, pero nunca le dedicamos ni cinco minutos de tiempo. ¡Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: