• Páginas

  • Archivos

  • julio 2015
    L M X J V S D
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  

Dos tribunas

Acabo de releer sendas tribunas en EL MUNDO (19 de junio y 25 de junio) de dos mujeres del Partido Popular, Andrea Levy y Cayetana Álvarez de Toledo. Son dos mujeres jóvenes, sólidamente formadas, valientes y dispuestas a llevar adelante la lucha política diaria para la mejora de esta variopinta España.

Si yo viera mucha más madera de la misma calidad en el PP actual, creo que estaría dispuesto a dar mi voto a este partido en las próximas elecciones.

¿Quiere ello decir que defiendo, en política, la opción liberal? Más bien que estaría dispuesto a apoyarla si le veo los valedores adecuados. La misma actitud que adoptaría ante la opción socialdemócrata.

Creo que lo que nos ha fallado, desde que España entró en la vía democrática, no ha sido la opción ideológica y política defendida, sino la honradez personal. Y en sostenella (la falta de honradez) y no enmendalla seguimos. Pero es la honradez personal la que lleva a los estudiantes de secundaria y universitarios a adquirir una sólida formación, la que lleva a los jóvenes profesionales de cualquier sector a rechazar el nepotismo, el clientelismo, la mentira y la corrupción; y la que rige a los mayores para ir dejando, llegado el momento, la responsabilidad y el poder en manos de los mejores de la siguiente generación, mientras ellos se quedan en casa y disfrutan del merecido retiro.

Lo otro, lo de más liberalismo o más socialdemocracia, no cambiará mucho las cosas, si cada ciudadano cumple escrupulosamente sus obligaciones (las de los decretos y las de la conciencia), y no utiliza una doble vara de medir acciones y omisiones: una para sí mismo (y los amiguetes) y otra para los demás.