• Páginas

  • Archivos

  • septiembre 2015
    L M X J V S D
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930  

Soy de los que piensan

No soy de “los que pienso” ni soy de “los que piensa”. Y ello es así por una actitud de respeto. ¿Respeto a qué o a quién? A la gramática de la lengua española.

Ya sé que corren malos tiempos para las sutilezas lingüísticas, y que ponerse a diferenciar un que como pronombre relativo de otros ques de nuestra nutrida queología, es ocupación de desocupados; o de profesores universitarios que pueden dedicar parte de su tiempo al ocio filológico.

Ya sé también que los cambios lingüísticos se aceleran en tiempos de ignorancia, o sea, de poco estudio, de poca atención respetuosa a quienes sí la merecen.

Ya sé, finalmente, que lo que hoy nos parece una incorrección, mañana a otros les puede parecer totalmente normal, es decir, atenido a la norma.

No obstante, insisto: soy de los que piensan, no de los que pienso ni de los que piensa.

Y lo digo ahora porque hoy, domingo, en dos interesantes y recomendables páginas periodísticas, aparecen sendas frases portadoras de la misma aberración gramatical (tan reiterada ya, que no va a haber más remedio que darla por buena):

No sé por qué pero imagino que es de esos que come cuscús.

Emilia Landaluce, RAÜL ROMEVA. El político que traicionó a su amigo para ser icono soberanista. EL MUNDO.

La escritora confesaba minutos antes de la cita, que tuvo lugar en el Palacio de Quintanar, que es de esas que necesita una estricta organización de trabajo para elaborar sus obras.

Patricia Peiro, María Dueñas: “Me interesan los entornos y los personajes en movimiento”. EL PAÍS.

¿Y esto es importante? Sí. Hay que ser honrado también con la calderilla. De lo contrario, puede que, si se nos presenta la oportunidad de no serlo con los billetes de quinientos euros, nos permitamos no serlo.

Versos sin alma

A Alma, con alma

Versos mecánicos hago

tan huecos como la caña.

Sin fuerza pero con maña,

este yo indolente y vago

los entreteje en el trago

de la calma sobremesa.

Cuando la panza está espesa

y el espíritu ni vuela

ni pena ni se consuela

ni por nada se interesa.

Fin de infancia

En muchos países mucha gente está viviendo en situación agónica, o muriendo sin remedio, o buscando ansiosamente la puerta de la emigración. Le echamos un vistazo a la portada de cualquier periódico, y eso es lo que encontramos.

Pero no por ello dejamos de pensar, egoístamente si se quiere, en los problemas que tenemos más cerca. Que son problemas, muchas veces, incruentamente sangrantes. El del fracaso escolar en España, por ejemplo. El de la juventud española en paro, por ejemplo.

Problemas, sí, para nosotros sangrantes, pero que nuestros malhadados vecinos anhelan recoger para hacerlos alegrías, como Segismundo los de Rosaura en la vida es sueño: hallo que las penas mías / para hacerlas tú alegrías / las hubieras recogido.

Es evidente que, de los dos problemas arriba mencionados, fracaso escolar y paro juvenil, somos responsables, en amplia medida, los progenitores. Porque, a la hora de educar, hemos sido absentistas. Es tan pesado estar siempre encima de los niños, revisándoles la ropa, preparándoles la merienda, enseñándoles juegos o corrigiéndoles el lenguaje y los modales. Más cómodo, por ejemplo, dejarlos enchufados a una pantalla, viendo las musarañas, mientras nosotros hacemos nuestra vida, tan ricamente.

Después, cuando ya han llegado a la mayoría de edad, con los dieciocho años cumplidos y el bachillerato mal que bien acabado, nos ha entrado el afán de protegerlos, de arroparlos, de acunarlos.

-Niño, para hacer ese trabajo tan mal pagado, tú no te vayas de casa. Aquí tienes tu habitación, aquí no te va a faltar la comida ni la ropa.

Así que, en vez de darles el empujoncito de ánimo para que se echen a volar por su cuenta y riesgo, para que asuman las riendas de su vida, los hemos acobardado, les hemos inoculado una dosis de miedo en el cuerpo.

Ya no podían seguir siendo niños, pero nosotros no hemos querido que se conviertan en adultos, hemos preferido que se queden con nosotros, acobardados, desactivados, inermes.

En el inicio de la vida de adulto es inevitable siempre un momento de ruptura: la del cordón umbilical psicológico. Ahí acaba la infancia y comienza la vida de adulto.

Y bienvenidos sean los que llegan a esta tierra de fracaso y paro como Rosaura a Polonia: a buscar su alegría.