• Páginas

  • Archivos

  • septiembre 2016
    L M X J V S D
    « Ago   Oct »
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    2627282930  
  • Anuncios

Romance de Pedro Sánchez

Pedro Sánchez, Pedro Sánchez,

no digas que no te aviso.

Con insólita arrogancia

has cercado a tu partido

como si fuera Zamora

y tú fueras el Rey mismo.

Pedro Sánchez, Pedro Sánchez,

no ganarás señorío;

perderás lo que posees

y partirás al exilio.

Conténtate con la suerte

de que no hay ningún Vellido

acechando tu garganta

para cobrar su delito

como acción leal y brava,

como gloria y heroísmo.

No ofendido ni humillado;

vencido, no escarnecido,

abandona ya este reino.

No digas que no te aviso.

Pedro Sánchez, Pedro Sánchez,

el fin de tu poderío

se ha metido ya en tu casa.

No te aguarda otro destino

que vivir en la penumbra

y morir en el olvido.

Anuncios

Por San Miguel

por-san-miguel

De Paco de Lucía

No estoy al tanto de la culturilla local. Tampoco leo los periódicos locales. Por supuesto que no me jacto de ello, sólo lo reconozco.

Así que no sé nada de las críticas o elogios dirigidos a las autoridades municipales o portuarias por el nuevo emplazamiento de la estatua de Paco de Lucía. Uno ya se había acostumbrado a verla en el centro de la rotonda del Varadero, donde no resultaba más cercana, pero sí más alta y señera. Bien. Demos por bueno el desplazamiento.

Paco de Lucía no es una figura de la culturilla local: todo el mundo sabe que es un músico y guitarrista de todo el mundo.

Ahora su estatua ha vuelto a la entrada principal, remozada y remodelada, del puerto de Algeciras. Me parece muy bien. Por cierto, no tengo ni idea de quién esculpió la estatua. Como tampoco tengo idea de quién puede haber sido el diseñador del nuevo pedestal, troncocónico. Bonito pedestal, claro que sí.

¿Qué es, entonces, lo que no me gusta? La frase que lo corona, supuestamente dicha —me inclino a creer, y no escrita— por Paco de Lucía. Una frase de esas que se improvisan en la comunicación oral y que todo el mundo entiende, que contiene una gran verdad, pero ha sido dicha de manera tosca, falta de precisión léxica, inadecuada como frase lapidaria.

No la voy a reproducir aquí.

Ya no tendría sentido ni utilidad proponer que se cambiara esa frase o se puliera. Habrían quedado muy bien unas palabras en las que la ciudad manifestara su cariño, agradecimiento y homenaje al hijo predilecto. Pero ya está hecho el pedestal: permanezca donde está y como está.

Ahora, que el Municipio y el Puerto, verdaderamente atentos al contenido de la poco pulida frase del guitarrista, instalen un sistema de altavoces por los que, si no permanentemente sí durante muchas horas, los viandantes, en esa zona tan transitada de la ciudad, puedan oír, sin estridencias y con calidad de sonido, la portentosa música de Paco de Lucía.

Precariedad laboral

http://www.elmundo.es/opinion/2016/09/24/57e56bf6ca474148128b45ad.html

Gato ingrato

A qué viene lo de que

es doméstico este gato.

¿Yo su amo? Pasa un rato

de mí. Casi ni me ve

si no espera que yo le

acomode más la vida:

le proporcione comida

o deje la puerta abierta

por si en la calle hay oferta

que merezca su salida.

Ciudadanos del Mundo

A comienzos del verano que hoy termina, concretamente en la “mañanita de San Juan”, nos despertamos con la amarga noticia —no para todos amarga, claro— de que en el Reino Unido había ganado el voto del Brexit. Un desgarrón en Europa que ojalá se resuelva como una intervención de fina cirugía, y apenas deje cicatriz.

En la prensa de ayer, dos tribunas muy interesantes sobre el nacionalismo catalán: una en El Mundo (“Cataluña persiste”, de Gabriel Tortella) y otra en El País (“Gandhi, Cataluña y Tardá”, de Eva Borreguero). Las dos desmontando mitos, iluminando hechos históricos.

A mi amigo JS, catedrático de Historia Contemporánea, muy ligado, incluso familiarmente, a Cataluña, y la persona más y mejor informada a la que yo pueda consultar, le pido su opinión sobre estas páginas periodísticas. Y me contesta escuetamente —es un hombre ocupado—: “Es cierto [entiendo que el contenido de ambas tribunas], lo cual no significa que vayan a fracasar [entiendo que los independentistas catalanes], eso es otro cantar”.

Ergo, según mi amigo, el Catexit es algo bastante más posible de lo que muchos quisiéramos.

Si llegara a producirse, en amplios ámbitos sería, creo yo, más doloroso que el Brexit. Y además, probablemente estaría mucho peor gestionado: los políticos locales —entiéndanme: de España— tiene poca talla para gestionar un problema de tal envergadura.

Mientras tanto, habrá que seguir alegrándose de que la Unión Europea sigue adelante, con graves problemas, pero adelante; alegrándose de que crecen las entidades supranacionales, de que la ciudadanía del mundo se propaga sin cesar.

Yo he viajado poco, pero he leído no poco. Y leyendo también se puede uno sentir ciudadano del mundo, cosmopolita. Sócrates, que yo sepa, no salió nunca de su tierra natal; sin embargo fue el primero en emplear el término cosmopolita: para referirse a sí mismo.

Escena (¿es cena?) de caza

Un cocodrilo del Nilo

se quiso comer a un pato:

“A ese pato me lo mato”.

Después, con mucho sigilo

—ay Dios, tengo el alma en vilo—

se puso a babor del ave:

“Como a éste yo le clave

el diente, no se me escapa

así lo mandara el Papa”.

—¿Y lo atrapó? —No se sabe.