• Páginas

  • Archivos

  • mayo 2017
    L M X J V S D
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  

Pedro Hamon

CARLOS CUESTA, hoy, en EL MUNDO

Los afiliados del PSOE han hablado: 74.000 militantes de entre todo el electorado español prefieren a Sánchez. ¿Pocos para alterar –como va a ocurrir– todo el panorama político nacional? Sí. Pero clara mayoría en un partido cuya militancia se ha reducido a la mínima expresión tras el desastre económico de Zapatero y el continuo coqueteo con el populismo y el nacionalismo. Sánchez se hace con el PSOE, con un 50,2% de los votos y un programa de un solo punto: impedir gobernar a la derecha, sea como sea.

Una mayoría clara de Sánchez. Rotunda frente a una Susana Díaz que no llega al 40%. Pero no tan clara como la lograda por Benoît Hamon, líder socialista francés, proclamado candidato a las presidenciales galas el pasado enero con el 58,65% del voto.

Ayer celebraron los seguidores de Sánchez su triunfo: eufóricos al escuchar a Sánchez su deseo de «más izquierda» y recordando su reiterada defensa de un mayor acercamiento a Podemos. Exactamente igual que festejaron sus compañeros franceses el ascenso de Hamon, enfervorizados por el triunfo del candidato más radical y cercano al populismo: aquel que había prometido un subsidio mínimo para toda la población y había reclamado el giro radical a la izquierda como única salida para Francia.

Pero quizás no pensaran ayer los ilusionados seguidores de Sánchez que, sólo dos meses después de la explosión de júbilo de sus compañeros franceses, llegó la más absoluta depresión. Porque aquel aplastante 58,65% de voto logrado por Hamon dentro del partido, se convirtió en un raquítico y destructivo 6,1% en las urnas presidenciales de todos los franceses. Porque la radicalidad que tanto gustaba al aparato, a los cachorros del partido, a aquellos que se caracterizan por su sectarismo más que por su racionalidad, no era compartida por los votantes. Ni por los de derecha, ni por los de centro, ni por los de izquierda.

Porque quien se llevó el voto radical de izquierdas en Francia fue Mélenchon–el preferido de Pablo Iglesias– que, con más del triple del voto de Hamon, fue identificado como el extremista original. Y para qué votar a la copia teniendo el auténtico.

Ayer al PP, en contra de lo que gritaban los seguidores de Sánchez, le mejoraron las expectativas electorales: porque su caladero es ya el voto refugio frente al miedo a una izquierda radical. A Cs exactamente igual: porque gana espacio para crecer en el centro izquierda. Y a Podemos, por supuesto: porque peleará con el PSOE donde quiere, en la subasta por la mayor radicalidad. Pero el domingo perdieron dos: la estabilidad nacional y el PSOE. No tardaremos en verlo.

Una forma de aliviarse

Está más que comprobado

lo que la blasfemia alivia

al que tiene una fe tibia

y se siente jorobado:

“Si Dios está de mi lado

y es mi Bendito Creador,

por qué no atiende mejor

a esta res de su rebaño.

Así que sin él me apaño,

que se joda mi Pastor”.

Juventud, vejez y muerte

-El cuerpo de un hombre es joven mientras luce más desnudo que vestido.

-La mente de un hombre es joven mientras sabe ganarse la atención y el agrado de su interlocutor.

-El cuerpo de un hombre está viejo cuando suscita en su próximo el deseo de ayudarle.

-La mente de un hombre está vieja cuando ya su discurso le resulta penoso al oyente.

-Un hombre está muerto cuando cuando su próximo piensa que ya nada puede hacer para ayudarle.

NB: ‘hombre’, género y número no marcados.