• Páginas

  • Archivos

  • abril 2020
    L M X J V S D
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    27282930  

Las vacunas de Bill Gates

Las vacunas de Bill Gates para acabar con el coronavirus: los 3 pasos a seguir para superarlo

EL MUNDO. Domingo, 12 de abril de 2020

 

Recientemente he hablado con docenas de expertos en coronavirus y hay varias cosas claras, que la enfermedad preferiblemente mata a los ancianos, en comparación con los jóvenes; principalmente hombres, en comparación con mujeres; pero sobre ataca a los más necesitados. Sin embargo, no he encontrado evidencia de que el Covid-19 haga distinciones de nacionalidad: no conoce límites.

Problema planetario, soluciones globales.

Me gustaría enfatizar esto porque desde que el mundo se dio cuenta del virus a principios de enero, los gobiernos se han comprometido a responder a una necesidad nacional: ¿cómo proteger a los ciudadanos que viven dentro de nuestras fronteras? Es entendible. Pero los jefes de Gobierno deben admitir que mientras el Covid-19 continúe aumentando, el problema se extiende a todos los habitantes del planeta.

Los países pobres

Hasta ahora, el coronavirus ha obviado a muchos países pobres o en desarrollo, y no se sabe exactamente por qué. Sin embargo, sabemos que la infección se extenderá tarde o temprano incluso allí. Y en ausencia de ayuda, el número de enfermos y víctimas alcanzará niveles nunca antes alcanzados. Pensemos: el Covid-19 ha puesto de rodillas a una ciudad como Nueva York, pero los datos confirman que un solo hospital de Manhattan tiene más camas de cuidados intensivos que la mayoría de los países africanos. Hoy millones de personas están en riesgo.

Tres medidas para los jefes de Gobierno

E incluso si las naciones ricas logran frenar la propagación de la enfermedad en los próximos meses, el coronavirus podría volver a golpear si la pandemia se extiende a otras áreas del mundo. Una parte del planeta podría infectar a la otra varias veces: es sólo cuestión de tiempo. Para esto necesitamos desesperadamente una estrategia global, conscientes de que las formas de combatir el virus tendrán que cambiar con la evolución de la pandemia. Pero hay al menos tres medidas que los jefes de Gobierno, especialmente los del G20, pueden tomar sin perder tiempo. La primera es asegurarse de que los recursos del mundo se distribuyan de manera efectiva. Hablamos de máscaras, guantes y pruebas de diagnóstico. Sin embargo, sabemos que las reservas son limitadas y, por lo tanto, deben tomarse decisiones inteligentes de manera inteligente.

Acuerdos

El consenso está comenzando a converger en algunos puntos. Por ejemplo, que los sanitarios que están en primera línea deben ser los primeros en someterse a pruebas de diagnóstico y recibir todo el equipo de protección personal. A escala global, sin embargo, ¿cómo se hace la elección? ¿Cómo se distribuyen las máscaras y las pruebas de diagnóstico en una comunidad o nación en comparación con otras? La respuesta se traduce en otra pregunta muy desconcertante: ¿quién está dispuesto a ofrecer más? Personalmente, aunque soy un firme defensor del capitalismo, soy el primero en reconocer que en una pandemia, los mercados no funcionan de la mejor manera, y el ejemplo más dramático es el mercado de suministros que salva vidas. El sector privado juega un papel importante,

Recursos

Los recursos deben desplegarse en función de las emergencias médicas y de salud pública. Tenemos muchos expertos, capacitados en las epidemias de Ébola y VIH, listos para ayudarnos a elaborar pautas para lograr el objetivo. Y los jefes de Estado de los países desarrollados y emergentes deben trabajar junto con la OMS y sus socios para ponerlos en blanco y negro. En ese punto, las naciones participantes deberán acordar públicamente las directivas a seguir, asumiendo sus responsabilidades. Estos acuerdos serán particularmente importantes cuando esté disponible una vacuna para el Covid-19, porque sólo a través de la inmunización se pondrá fin a la pandemia.

El segundo paso

De esta consideración surge el segundo paso esencial: los jefes de Gobierno tendrán que asignar los fondos necesarios para la investigación médica para el desarrollo de una vacuna. En la dramática historia del Covid-19, los destellos de optimismo han sido raros, pero el principal sin duda se refiere a la ciencia. Hace tres años, nuestra fundación Wellcome Trust, con el apoyo de algunos gobiernos, lanzó la Coalición para las Innovaciones en Preparación Epidémica (Cepi), un consorcio para financiar proyectos de investigación para el desarrollo de vacunas contra enfermedades infecciosas emergentes. El objetivo era acelerar el proceso de prueba de vacunas y financiar las metodologías más rápidas e innovadoras para su desarrollo. Si un nuevo virus hubiera comenzado a dar la vuelta al mundo, nos habría encontrado preparados.

El desarrollo de una vacuna para el Covid-19

Cepi ya está trabajando en el desarrollo de ocho potenciales y nuevas vacunas para el coronavirus y los investigadores confían en que una de ellas estará lista en los próximos 18 meses. Sería un verdadero récord para

la humanidad pasar de identificar un nuevo patógeno a desarrollar una vacuna en tan poco tiempo. Pero esto, por supuesto, depende de la financiación. Aunque muchas naciones han contribuido con Cepi en las últimas dos semanas, el consorcio necesita al menos 2.000 millones de dólares. Esta es una suma aproximada, porque la innovación es impredecible y los líderes del G20, llamados a contribuir generosamente al proyecto, tendrán que darse cuenta de que la cifra se refiere al desarrollo de la vacuna, no a su producción y distribución.

Costes y el sector privado

Por lo tanto, estos pasos requerirán más planificación y nuevos fondos. Hasta la fecha, aún no sabemos qué vacuna demostrará ser la más efectiva, pero cada una requiere un compromiso tecnológico e innovador significativo. Esto significa que las naciones tendrán que invertir en varios tipos de plantas de producción, a pesar de saber que algunas de ellas nunca serán utilizadas. Existe un riesgo real de perder meses valiosos, cuando la vacuna salga del laboratorio, si las industrias no pueden producirla en las cantidades necesarias. Otra consideración importante se refiere a los costes. Si el sector privado está dispuesto a intervenir en la producción de la vacuna, no es justo que trabaje con pérdidas.

Al mismo tiempo la futura vacuna del Covid-19 deberá clasificarse como un “centro de salud global” y ponerse a disposición de todos, a un precio asequible. Afortunadamente, hay organizaciones como Gavi Alliance, que ha estado trabajando durante años para mejorar el acceso a las vacunas esenciales en los países más pobres. En los últimos 20 años, gracias en gran parte al apoyo del Reino Unido, Gavi ha trabajado con la OMS y Unicef para introducir 13 nuevas vacunas, incluida la vacuna contra el Ébola, en los 73 países más pobres. Gavi está listo para intervenir de la misma manera con la vacuna del coronavirus, pero se necesitan más fondos. Se necesitan 7.400 millones en los próximos cinco años, y solo para las campañas de vacunación en curso. Se necesitarán recursos adicionales para el acceso de todos a la vacuna del Covid-19. Estos costes pueden parecer exorbitantes en un momento que hay una parálisis económica. Pero no es nada en comparación con una vacuna incorrecta o ineficaz, o con una nueva ola de infecciones más larga.

Más inversiones

En las últimas dos décadas, he recurrido a los líderes mundiales para instar a una mayor inversión en la salud de los pueblos más pobres de la tierra, argumentando que es lo correcto. Sin embargo, las pandemias nos recuerdan que la ayuda mutua no sólo es correcta y adecuada, sino también una elección inteligente. Porque toda la humanidad no está simplemente interconectada por valores comunes y lazos sociales, también somos biológicamente interdependientes, conectados entre nosotros por una red microscópica de gérmenes para los cuales de la salud de un individuo depende la salud de todos los demás. Todos nos encontramos unidos por esta pandemia. Y unidos tendremos que combatirlo.

Bill Gates. Artículo escrito por el cofundador de Microsoft, ahora presidente de la Fundación Bill y Melinda Gates, en el Corriere della Sera.