• Páginas

  • Archivos

  • agosto 2020
    L M X J V S D
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31  

Mascarilla

El cuerpo humano, vértice por ahora de la evolución animal, es un mecanismo casi perfecto, bello en sus momentos más esplendorosos, poco atractivo cuando la edad o la enfermedad lo degrada, y ¡en todo momento! necesitado del uso de sus medios de depuración.

Depuración que conlleva la expulsión al exterior –¡agua va!– de dióxido de carbono, sudores, lágrimas, orina, esputos, mocos, pedos, mierda y microbios.

Por no hablar de los procesos de expulsión que implica la higiene psicológica, como las declaraciones amorosas, las maldiciones, los suspiros, los besos, las oraciones a algún dios, las blasfemias, las confesiones, las visitas al psicólogo…

Ahora muchos cuerpos humanos exhalan coronavirus sin que los dueños de esos cuerpos lo sepan. Son los asintomáticos no testados ni detectados ni detestados. Y muchos cuerpos humanos inhalan ídem y lo mismo.

Para la lamentable, luctuosa, fatídica pandemia que nos ha deparado el dichoso año veinte veinte, la mascarilla es, sin duda, un gran invento.

Pero no un invento genial, como los que descubre la naturaleza en la evolución y perfeccionamiento de las especies.

Así que este humano que aquí escribe, un jubileta recoleto, lo que se prescribe a sí mismo es evitar en lo posible las situaciones en las que es recomendable la mascarilla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: