• Páginas

  • Archivos

  • octubre 2019
    L M X J V S D
    « Sep    
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031  
  • Anuncios

Tonteorías

  • Si a un hombre de poca barba se le describe como barbilampiño, a otro de pocas palabras habría que describirlo como verbilampiño.
  • La máscara más cara es la que te pone el cirujano plástico. Y, para mayor inri, aunque te canses de ella no te la puedes quitar; sólo puedes ponerte encima otra más cara.
  • No encuentro acertado salir a la calle como sale ahora tanta gente: con auriculares. Ya la etimología de la palabra nos pone sobre aviso: auri-culares: orejas en el culo.
  • Como fui, hace unas cuantas eternidades, seminarista, mi hija Hebe me asegura, admirónicamente, que podría haber llegado al Vaticano. Yo le responde que, efectivamente, hace tiempo que habría llegado a abate cano.
  • Volvamos a la etimología, esa ciencia lingüística que, dicho verbilampiñamente, nos ayuda a entender el intríngulis, o el intrilingüis, de la realidad a la que apuntan las palabras. Por ejemplos:

-Mentecato es el que tiene la mente pillada por una tonteoría.

-Caricato es el que tiene la cara pillada por una máscara, aunque no necesariamente será la máscara más cara.

-Clericato es el que está pillado por el clero de una iglesia, y no sabe o no puede soltarse (no como don Quijote y Sancho, que dieron con la iglesia del Toboso pero luego continuaron su camino, mientras la iglesia siguió donde estaba).

-Suricato es el mentecato que logró escapar del clericato pero luego quedó pillado por el sur, donde el exceso de sol le ha puesto cara de ratón, y parece que lleva la máscara más cara, pero no, es su cara caricular, su cara de suricato.

Anuncios

Resurrección

A Enrique García-Máiquez

 

La lápida de Olimpia no la limpia

amante, deudo ni sepulturero.

La cubren los arbustos

y se ha vuelto ilegible su epitafio.

¿Ahora se ha muerto Olimpia de verdad?

Justo al contrario: ahora ha resucitado

integrada en el alma del paisaje.

Tres de agosto

DE QUEJAS

Nunca quejarse fue de caballeros.

Quejarse es de paletos y poetas.

Por eso don Quijote anima a Sancho

a que se alivie con las quejas.

A sí no se permite tal alivio.

Y el caballero Garcilaso tuvo,

para poder quejarse,

que inventarse al poeta Garcilaso.

DE SENTIMIENTOS

Los sentimientos son como las nubes:

cambian continuamente.

Nuestra parte más firme,

nuestras raíces en la tierra

son nuestros compromisos (nuestras obligaciones).

DE JUBILADOS

Madrugo mucho.

No puedo descuidarme.

Tenemos tanto tiempo que perder

los jubilados…

¿Quién soy?

¿Quieres saber quién eres?

Encláustrate en tu cuarto

con la luz apagada;

y tu conciencia te dirá quién eres.

Y si no te lo dice, ten paciencia.

Eres quien eres y… siéndolo seguirás

si no te mueres.

Docendo discitur, aut De consolatione magistrorum

No solo enseñando se aprende.

También se aprende

intentando enseñar.

 

Discurso de despedida (oratio imaginaria)

Exordium

Espero que este discursillo me salga bien: llevo bastante tiempo preparándolo.

Narratio

Queridos compañeros y compañeras, queridas autoridades de la mesa presidencial:

Os hago saber, no que me jubilo: eso ya lo sabéis; sino que me jubilo con júbilo. Me retiro con un grado de salud suficiente como para dedicar muchas horas vivas al cultivo de unas cuantas aficiones que me han acompañado toda la vida: amantes a las que me habría gustado entregar una parte mayor de mis energías. Energías que, sin embargo, iba devorando con ansia la legítima, o sea, el ejercicio de la profesión, el trabajo del instituto.

Me jubilo con júbilo, pero también con pena… Toda mi vida he procurado, con empeño y dedicación, ser un profesional competente, un buen profesor de instituto. Y estoy convencido de que aún tengo energías y facultades y ganas para seguir siéndolo. Pero, como muy bien sabéis y muy duramente sufrís, a nuestra profesión se le han ido adhiriendo tareas espurias que la empecen, la entorpecen, la dificultan y la degradan. De modo que tengo que aceptar que, para ejercer la profesión en las presentes condiciones, ya no me quedan fuerzas.

Peroratio

Por tanto me despido. Os abrazo a todos y me marcho.

Ojalá muy pronto los que ejercen el poder político reaccionen, se den cuenta del estado ruinoso al que han llevado a la juventud de este país y, por ende, a la sociedad entera; y se pongan de acuerdo los representantes de los distintos partidos para dar un golpe de timón que reoriente la nave educativa.

Y ojalá en muy poco tiempo la sociedad, consciente de nuevo de vuestra alta misión, os devuelva el prestigio que ahora os niega, el reconocimiento que ahora os escatima, la gratitud que siempre os merecéis.

Queridos amigos que aquí quedáis, que dais aquí tanto: yo os digo con el verso de Machado: “conmigo vais, mi corazón os lleva”.

Trinidad musical

Bach nos dio la música de Dios;

Mozart, la de los niños;

y Beethoven nos dio la de los hombres.