• Páginas

  • Archivos

  • julio 2017
    L M X J V S D
    « Jun    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31  

Dejad en paz a los muertos

El remover las entrañas

de nuestra Madre piadosa

para sacar de la fosa

a un hijo… Esas hazañas

son acciones de alimañas.

La Madre nos da la vida,

que, tras sernos requerida,

devolvemos a su seno.

Y ningún humano bueno

causa a su Madre una herida.

Estúpida madreselva

Ni eres planta trepadora

ni eres delicada flor.

Eres selva, eres peor

que extraterrestre invasora.

Mata que todo devora

tras la sutil seducción.

Si te tuve devoción

se lo debes a un poeta,

majísimo majareta

padre de mi vocación.

Nací on

-Pedro Picapiedra, ¿sabes

tú qué cosa es la nación?

-Tengo clara la noción

y tengo claras las claves

del quid; y tú no me trabes

con insidiosas preguntas.

Nación: donde viven juntas

personas que allí han nacido;

y allí están, pues no se han ido

ni emigrantes ni difuntas.

Síndrome de Peter Pan

Mi cabeza se reduce

cual un melón que se seca.

Mi mente se queda enteca

y ya, a lo sumo, produce

una décima, que luce

como un silbo de jilguero.

Aviento décimas, pero

no me abro cuenta en Twitter,

pues mi complejo de Peter

tiene su propio rasero.

El regalo de la diosa

La cosa más portentosa

que en mi infancia contemplé:

aquel bolígrafo que

la diosa más generosa

trajo a la casa. Qué cosa

tan liviana, tan sutil.

Relucía más que mil

estrellas del firmamento.

Por qué no siguió aquel cuento,

por qué ganó lo más vil.

Cual si bebieras vinagre

Yo soy el que bebe vino

y eres tú el que se avinagra.

Qué felicidad tan magra

disfrutas en tu camino.

Más que hombre eres espino:

hieres a quien se te acerca.

Cierto que la vida es puerca

que pare muchos lechones,

cada uno con sus dones,

sus dones con los que merca.

 

Tormentosa está la tarde

Se está empañando la tarde

con vapores de tormenta;

nubosidad que calienta,

que echa fuego, que ya arde.

Habrá que hacer un alarde

de valor, subir al monte

cual otro Belerofonte,

sólo que sin su Pegaso:

metro a metro, paso a paso.

Que la tormenta me afronte.