• Páginas

  • Archivos

  • agosto 2019
    L M X J V S D
    « Jul    
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    262728293031  
  • Anuncios

Cuando me muera

Cuando me muera,

olvidad mi ataúd,

leed mis versos.

Anuncios

Sisí y Nonó

Sisí no da más de sí

y yo no doy más de no.

Qué va a pasar, ay de mí,

si el sínodo se acabó,

si ella se va porque yo

soy fieramente aburrido,

soy un burro que se ha ido

con su rebuzno a otra parte,

muy lejos, quizás a Marte.

¿Amarte?

Como Eneas a su Dido.

Catalaúña

Ay, la señá Cataluña

ha parido un niño ñoño.

Y le ha salido del moño

llamarlo Catalaúña.

Catemos uña o pezuña.

Aunque es coña bien extraña

que no le enseñe la caña

a ese niño tan pestiño,

no con saña, con cariño,

su abuela materna, España.

Sinecura

Hijo de un municipal,

aprendí a moverme cauto

entre hombres de gran auto,

entre gente principal.

Y no me ha ido tan mal…

Una real señorona

me abrió paso a la poltrona

de esta insigne sinecura.

Y aunque siempre hay quien murmura,

no se inmuta mi persona.

Es el ciclo de la vida

La vida es cosa sencilla,

algo breve, elemental;

aunque la veamos cual

una eterna maravilla.

Cae a tierra la semilla

y va creciendo la planta.

Cuánta donosura y cuánta

debilidad va mostrando;

y ya llega el día cuando

la acoge su madre santa.

Mosquito despertador

 

Mosquito con trompeta me despierta

a las 6:06 de la mañana.

Sigo acostado. No me da la gana

de aceptar de un mosquito orden de alerta.

Abro un ojo, eso sí, y veo cierta

claridad. Viene el día. Es ya vana

mi gana de dormir. Luz meridiana

cuela por la ventana y por la puerta.

Son las 6:16, pero yo espero

milagro que me libre aún del día.

Ay noche, no te vayas todavía.

Ay mosquito, mosquito puñetero,

que te mate una impía pulmonía

mientras me tomo mi café primero.

 

 

Hartura

No lo llames ya más

Arturo.

Llámalo Hartura.

 

Político gris ha sido,

tan gris como la ceniza.

Ceniza prieta y cenizo,

siempre a la sombra enfermiza

del Enano Cabezudo.

Éste afanó cuanto pudo

y nos legó la ricura,

la cenicienta grisura,

la cabeza dura, dura,

más dura que pedernal,

de Arturo Mas.

No lo llames ya más

Arturo.

Llámalo Hartura.