• Páginas

  • Archivos

  • agosto 2018
    L M X J V S D
    « Jul    
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
  • Anuncios

En el entierro de Fernando (B. M.)

Una reunión

de amigos que se alegran de estar vivos

sigue tu huella.

Tú, que te quedas,

aceptas lo que ha sido el recorrido

que te ha tocado.

Adiós, Fernando.

Seguimos recordando tu nobleza,

tu sencillez.

Anuncios

Llueve

Mientras camino

son música las gotas que teclean

en mi paraguas.

Siga la lluvia,

bendición para campos y ciudades,

vida y dulzura.

Pronto reirá,

con sus flores, sus trinos, sus amores,

la primavera.

Un exceso de inquietud

Preocupado me ha tenido,

en mi rincón silencioso,

una cosa casi acoso:

un prolongado silbido,

no de ave que ha venido,

más bien una contraseña.

Presenté informe a la dueña:

de un tan severo peligro

que yo casi casi emigro.

La dueña indaga, se empeña

en que la causa es pequeña.

Y son… gemidos de puerta;

tres gotas de aceite y… muerta.

Hoy, San Matías

Canto de pájaro

es el que a mí me inspira la mañana

del dulce sábado.

Canto de mirlo

es el que a mí me inspira la mañana

del buen domingo.

De totovía

es el que a mí me inspira la mañana

de San Matías.

Con la Sagrada Biblia

Deuteronomio (25, 4):

No le pondrás bozal al buey que trilla”.

Aplicación:

No le pondrás bozal al portavoz

o portavoza.

Cementerio familiar

Mi abuelo paterno, cuando mi padre era un soldado, murió.

Mi abuela materna, cuando mi madre era una niña de seis años, murió.

Mis tres tíos maternos, en la flor de la edad y solteros, murieron.

Mi abuelo Miguel, Papa Miguel para sus nietos, murió.

Mi tía abuela Isidora, que vivía -como Papa Miguel- con nosotros, murió.

Mi abuela Trinidad, la persona más buena de la Tierra, murió.

Mi padre, a los setenta y dos, castigado por una vida dura y por mí, murió.

Mi madre, tras veintiséis años de viudedad y bisabuela, murió.

Mis ocho tíos paternos, José, Frasquito, Luisa, Antonio, Rafael, Andrés, Santiago y Roque, murieron.

Muchos de mis primos, en su representación menciono a Mari Paz, murieron.

Que esta página sea su simbólico, modesto y hogareño cementerio,

donde ellos reposen en paz,

y cuyas líneas en blanco vayamos ocupando, con orden y sin prisa,

los que ahora vivimos.

Viento

El viento se ha adueñado

de la calle. El mendigo

del edredón, ¿podrá

resistir el embate?,

¿qué cubil lo tendrá

acogido? Qué tiempo

para estos pobres pájaros.

Ojalá el viento cese

pronto, y las errabundas

aves hagan su vida.